Internacionales

Obama culpa a Congreso por auge de deportaciones de indocumentados

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente estadounidense, Barack Obama, cargó hoy contra el Congreso por la escalada en las deportaciones de indocumentados, al atribuirle al órgano legislativo la responsabilidad del aumento del número de agentes aduaneros y fronterizos.

La razón por la que estos números son altos se debe a que el Congreso duplicó el número de agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y de la Patrulla Fronteriza, explicó el mandatario durante una entrevista radial con la cadena de habla hispana Univisión.

Recientemente, grupos de activistas y legisladores calificaron a Obama de deportador en jefe debido al récord que exhibe la actual administración respecto a la expulsión de inmigrantes ilegales, la cual en sus cinco años de gestión sobrepasó los dos millones de acuerdo con datos oficiales.

Organizaciones civiles reclaman la naturalización de los 11,5 millones de indocumentados que se estima, residen en este país.

La promesa electoral hasta ahora incumplida por Obama de conseguir una legislación migratoria integral durante su mandato, permanece empantanada en las agudas divergencias entre demócratas y republicanos.

Legisladores republicanos en la Cámara de Representantes, a diferencia de los demócratas que dominan el Senado, se mantienen reacios a entregar la ciudadanía a los indocumentados al opinar que les estarían concediendo una amnistía tras violar las leyes federales.

Líderes demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos alistan un proyecto de ley que buscará obligar a los republicanos a someter a votación este año la paralizada reforma migratoria, confirmaron hoy fuentes legislativas.

Estas, citadas por la cadena televisiva CNN, explicaron que los demócratas usarán el próximo miércoles el recurso legislativo conocido en inglés como «discharge petition», debido a que la medida para sacar de las sombras a 11,5 millones de indocumentados sigue sin visos de poder destrabarse.

La petición que ha sido raras veces utilizada en el Capitolio, requiere el respaldo de al menos 218 de los 435 miembros de la Cámara baja.

Si se concreta ese resultado, obligaría a la mayoría de los del partido rojo en ese hemiciclo a abrir una votación sobre el proyecto de ley HR15, con el cual los demócratas pretenden legalizar a las personas sin papeles.

La HR15 resulta similar a la iniciativa avalada en junio por el Senado, donde se sentaron las bases para avanzar en la entrega de la ciudadanía a los indocumentados.

Según las fuentes, la HR15 cuenta con el apoyo de al menos 218 votos, y sus copatrocinadores lograrán el respaldo de al menos 30 republicanos que aún no ha anunciado públicamente su apoyo a la medida.

Tras permanecer varada en la Cámara baja, la reforma migratoria promete convertirse en uno de los ejes de la contienda electoral para el Congreso en 2014.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas