Editorial

Por una cultura de paz

La consternación de la sociedad ha sido el sentimiento dominante ante el suceso trágico del sector La Toronja, un improvisado barrio del municipio Santo Domingo Este.

Dolor, abatimiento, desconsuelo se han apoderado de ciudadanos y ciudadanas y de la opinión pública que ha reaccionado condenando el crimen de tres trabajadores de un taller de mecánica del indicado conglomerado a cargo de un padre y su hijo, quienes luego de la prisión ordenada como medida de coerción, se han manifestado arrepentidos.

El suceso descrito es un eslabón de una cadena de hechos lamentables en la que encontramos una joven muchacha que asesinó a su padre o el parricidio cometido por otro joven que se quejaba de que su progenitor lo trataba mal.

Es como si se tratara de un relato de ficción que nos negamos a creer. Los sucesos acontecen uno detrás de otro, un padre abusa de sus hijos, hijos que matan a sus padres, hombres matando sus mujeres y a sus hijos y el suceso en cuestión en el que padre e hijo asesinan tres personas por estacionar un vehículo para reparación que obstruye la salida de su casa; como se aprecia, son hechos que no encuentran una explicación racional.

Un comportamiento violento se ha entronizado en la sociedad, estimulado por los medios comunicativos masivos desde donde se incita la violencia, mediante lenguaje inapropiado, insultos y malos ejemplos, que se convierten en vías de hecho.

Todo esto obliga a pensar seriamente en impulsar esquemas de educación cívica más allá de las enseñanzas formales, incorporar el mayor número de sectores a ejecutar una cultura de paz en una sociedad donde a menudo se recurre a la agresión para dirimir diferencias, no importando lo insignificantes que sean.

El gobierno, los ayuntamientos, las iglesias, los partidos políticos, las organizaciones sociales, todos nos vemos compelidos a impulsar acciones para evitar hechos lamentables.

Se impone entonces una conciliación que involucre comunidades, gobernantes, gobernados que genere la necesaria tranquilidad ciudadana, acorde a la arraigada tradición del pueblo dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas