Hablan los hechos

Presa Monte Grande impulsará desarrollo productivo del Sur

Para inicios de mayo de 2020 se espera la entrada en operación de la Presa de Monte Grande, y asimismo, el despegue hacia el desarrollo y la sostenibilidad de la subregión suroeste del país.

Será el arranque definitivo de esta parte del país, porque conlleva el abasto de agua potable para toda la población circundante, asegurará la capacidad de riego, una generación eléctrica de 20 megawatts y la reducción a gran escala del riesgo ambiental de inundaciones.

La contribución al desarrollo y a la actividad económica que se espera de Monte Grande es de tal magnitud, que se calcula que en pocos años el Estado Dominicano tendrá un retorno de la inversión, estimada en alrededor de 401 millones de dólares.

Presa Monte Grande impulsará desarrollo productivo del Sur

Enclavada en la provincia de Barahona, sobre el río Yaque del Sur, la Presa de Monte Grande suministrará dos metros cúbicos de agua potable al Acueducto Múltiple del Sur (Asuro), para garantizar el abasto por gravedad a todas las comunidades de la periferia.

La producción agropecuaria recibirá un impulso de la mayor envergadura con esta obra, ya que permitirá la irrigación de 705 mil tareas, cultivables en su mayoría, y una proporción dedicada a la ganadería y crianza de aves.

El ingeniero Olgo Fernández, director ejecutivo del Instituto de Recursos Hidráulicos, INDRHI, adelanta que también la problemática que representan las inundaciones en la zona, producto del incremento cíclico de las lluvias, desaparecerá cuando entre en operación la Presa.

Presa Monte Grande impulsará desarrollo productivo del Sur

De esta manera, comunidades como Jaquimeyes, Tamayo, Vicente Noble, Padre las Casas, Palo Alto, La Bombita, Pescadería y Cabral, entre otras, dejarán de pasar necesariamente momentos aciagos cada vez que se presentan temporales que implican la caída de grandes volúmenes de agua.

Las crecidas esporádicas del Yaque del Norte son el terror de los residentes, porque a menudo impactan de lleno sus comunidades, y sepultan en lodo sus sembradíos y viviendas; situaciones que podrán prevenirse cuando el embalse con capacidad para almacenar 350 mil metros cúbicos, esté en plena operación.

Residentes, primeros beneficiados.

La preocupación del presidente Danilo Medina y de la gestión del Indrhi por el bienestar de los moradores de la zona impactada directamente por la construcción de la Presa de Monte Grande se expresa en la planificación de un proyecto habitacional que les mantuviera en la zona y que al mismo tiempo eleve sus condiciones de existencia.

Por esa voluntad política, interpretada y ejecutada con eficacia, las familias de Los Güiros, San Simón, y La Meseta, vivirán con mayor tranquilidad y desahogo al ser trasladadas a un nuevo poblado ubicado al lado de la comunidad de Monte Grande, que contará con 371 viviendas de concreto, dotadas de todos los servicios, como agua potable, energía y drenaje.

Esta ciudad tendrá calles pavimentadas, contenes, aceras, drenaje, aceras, iluminación, hospital, escuelas y liceos, locales para iglesia católica y evangélica.

La planificación tomó en cuenta que la distribución de las casas debe realizarse bajo el criterio de que los comunitarios de cada una de las comunidades trasladados se ubiquen en conglomerados similares a como vivían antes, para facilitar la adaptación y convivencia, ya que tendrán en su entorno más cercano a sus anteriores vecinos.

El director del Indrhi enfatiza que esa entidad se preocupó de acordar con los contratistas para que de los más de mil 500 trabajadores que se emplean en las obras de Monte Grande, al menos las dos terceras partes, alrededor de mil, fueran escogidos entre los residentes en las cercanías.

Pero además, se ha coordinado con el instituto Agrario Dominicano, para entregar a estas familias parcelas que en su conjunto suman unas 12 mil tareas cultivables, lo que implica también la asesoría técnica de modo que puedan obtener el mejor provecho posible.

A cada una de las familias se les dotará de una vivienda propia y de parcelas que van desde las 50 tareas, en consonancia con la cantidad de personas que la integren. Naturalmente, estos predios dispondrán de reguío estable y así estos núcleos familiares podrán producir rubros agrícolas para vender y para su propio consumo.

Tanto el Ministerio de Agricultura como el Indrhi y el IAD, darán seguimiento a las labores de cultivo, mediante un equipo permanente coordinado entre las tres instituciones, para asegurar que los residentes en el centro poblado reciban el apoyo técnico en sus labores de cultivo.

Inversión rentable y estratégica

El vaso de la Presa de Monte Grande, es decir, el hueco o embalse que recibe y conserva el agua, será revestido con pantalla plástica en su mayor parte, una tecnología desarrollada en Francia que supera la tradicional arcilla y el hormigón armado.

La pantalla plástica es desplegada sobre una base de arcilla y luego se coloca el acrílico que finalmente es coronado con un núcleo asfáltico. Esta novedad tecnológica elimina casi por completo el riesgo de filtraciones.

Olgo Fernández apunta que la construcción y operación de presas es una inversión de alta rentabilidad para la nación, sobre todo si tomamos en cuenta que el gasto en mantenimiento es casi insignificante si comparado con lo que implican otros tipos de infraestructuras.

Mientras las carreteras y edificios deben recibir mantenimiento varias veces al año, también en la industria eléctrica hay que sacar las plantas de servicio periódicamente, sin embargo, no es así en el caso de las presas, solo hay que cuidar el entorno y prevenir la sedimentación con una política de reforestación de sus cuencas.

Resalta que ese aspecto de la reforestación y manejo ambiental está contemplado dentro del proyecto de construcción y operación de la Presa de Monte Grande, ya que los arboles son los que retiene el agua lluvia y luego la infiltran hacia el embalse a través de sus raíces.

Cronograma

El plan a 30 meses para la puesta en operación de la Presa de Monte Grande contempla que las obras civiles y técnicas concluyan en mayo de 20020 y para finales de ese mes, el ingeniero Fernández confía en que se concluirá el llenado y que una vez concluido el proceso electoral de ese año el presidente Medina inaugure el complejo.

Aunque reconoce que toda represa es una obra altamente compleja, el director del Indrhi mantiene plena confianza en que se cumplirá plenamente el compromiso con el presidente Medina de que Monte Grande esté en operación para el primer cuatrimestre de 2020.

Se espera que para este mes de junio el río Yaque de Sur pueda ser encauzado a través de los túneles para liberar su cauce natural y trabajar en el eje de presa.

Se ha avanzado bastante en el vertedero de servicio, el desagüe de fondo y se acelera en el área de hidromecánica. Asimismo, es notable el progreso en sectores de componentes industriales, tales como el laboratorio, procesamiento de agregados, y a unos pocos kilómetros se ha ubicado la mina de arcilla de donde se abastecerán para revestir.

Impacto a gran escala

Se habilitan dos centrales hidroeléctricas, una a pie de presa y otras a seis kilómetros de distancia, que en total aportarán no menos de 20 megawatts por hora al sistema eléctrico interconectado.

El Acueducto ASURO llevará agua potable a todo el entorno, en unos casos por gravedad y en otros mediante bobeo, lo que asegura el suministro a comunidades de las provincias Barahona, Bahoruco e Independencia.

La pesca ya no se limitará a la laguna Rincón, sino que ahora se contará con el embalse de Monte Grande, lo que incrementará en gran medida la producción de pescados.

Asimismo, la garantía de agua y energía que ofrecerá la presa de Monte Grande será una atracción para las inversiones privadas y a su vez incidirá en la creación de empleos estables y de calidad.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas