Internacionales

Senador de Haitì dice que la inestabilidad provoca la falta de Gobierno

A cuatro meses de la interpelación del primer ministro Jean Henry Céant, el senador Rigaud Bélizaire culpó a la inestabilidad de Haití como la principal causa de la falta de Gobierno.
El representante electo por Grand Anse, al sudoeste de esta capital, dijo al programa televisivo Sa kap kwit, que la «inestabilidad política es enemigo de todo» e impide la ratificación del primer ministro, a pesar de que el Gobierno cuenta con la mayoría en el Senado.

Aunque reconoció que hay muchos parlamentarios competentes, «necesitamos un clima que favorezca el trabajo», enfatizó, e indicó que la situación actual del país también es una barrera para el diálogo propuesto por el presidente Jovenel Moïse con todas las fuerzas vivas de la nación.

El legislador con una postura cercana al partido gobernante Tet Kalé salió al frente a los comentarios de que a los parlamentarios se le paga por hacer su trabajo, y señaló que «el salario no es un regalo, es un requisito constitucional, pero se necesitan condiciones para producir resultados».

Desde el año pasado, senadores y diputados son objeto de críticas por los altos sueldos y prebendas recibidas a costa del tesoro público, y que según los detractores no están en correspondencia con los resultados de su trabajo.

De hecho, además de la ratificación del gabinete ministerial, quedan pendientes la aprobación del presupuesto nacional para el actual año fiscal, préstamos de organismos internacionales para el proyecto de electrificación del país, del cual hoy se beneficia solo un 30 por ciento de la población, así como iniciativas de aumentos salariales, entre otros proyectos de ley.

Belizaire denunció que algunos senadores quieren que no se vote la Ley de Finanzas, y «de manera estratégica, socavar al presidente de la República, mostrarle al público que en realidad no está pasando nada, este es un precedente muy malo», lamentó.

En otro orden, el parlamentario criticó la postura de sus colegas de la oposición de interrumpir las sesiones con acciones violentas, y subrayó que el Senado no es lugar de enfrentamientos físicas sino de ideas.

Hizo, asimismo, un llamado a los presidentes de la Asamblea Nacional para que encuentren otro lugar que permita al parlamento continuar funcionando, en vistas a la inseguridad del enclave de la sede legislativa, muy cerca del barrio La Saline, escenario de pugnas entre bandas armadas.

«La Constitución y el reglamento interno no prohíben esta posibilidad, necesitamos otro espacio seguro que nos permita trabajar en paz», concluyo.

Noticias Relacionadas