Internacionales

Desafíos de América Latina en la producción de alimentos

En próximos años deberá aumentar en 60 por ciento la producción mundial de alimentos para atender las necesidades de casi 10 mil millones de personas, y América Latina y el Caribe tendrán un papel fundamental.

A esa conclusión llegaron casi un centenar de expertos internacionales que elaboraron un conjunto de 33 estudios que abordan los principales desafíos rurales, agrícolas, alimentarios y ambientales de América Latina y el Caribe.

Esos análisis son recogidos en la «Serie 2030, Alimentación, agricultura y desarrollo rural en América Latina», presentada hoy en esta capital bajo los auspicios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Julio Burdegué, representante regional de la FAO, señaló que ante ese reto los países de la región tendrán un rol protagónico, pues América Latina es el principal exportador de alimentos del planeta y lo seguirá siendo, pero se requiere de una verdadera revolución productiva para lograr el crecimiento requerido.

Ello, en un contexto que reclama cambios profundos para lograr una agricultura más productiva y amigable con el medio ambiente, así como hábitos alimentarios más sanos y sostenibles y todo ello en condiciones cada vez más adversas producto del cambio climático.

Advirtió que la importancia de estos estudios radica en que no solo trata de identificar los desafíos para los próximos años sino también de proponer transformaciones para poder resolverlos.

Por su parte, Carolina Trivelli, investigadora principal del IEP, señaló que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el 2030 no se lograrán si no se le confiere a los temas rurales la importancia que les corresponde.

Recordó al respecto que de las 169 metas recogidas en los ODS una de cada cinco es fundamentalmente rural, y a ese medio está vinculado el 40 por ciento de la población de la región, de la cual casi la mitad la forman indígenas y afrodescendientes.

Señaló además como contrastante que mientras gran parte del crecimiento económico de la región depende de las actividades rurales, es en el campo donde se aprecian los más altos índices de pobreza y hambre.

La Serie 2030 recoge análisis enfocados en la ruralidad sobre temas tan variados como desarrollo sostenible, tendencias globales, estado y perspectivas de los recursos naturales, calentamiento global, patrones y sistemas alimentarios, agricultura familiar, empleo y transferencia de tecnología agropecuaria.

También se incluyen estudios sobre infraestructura rural, protección social, mujeres rurales, pueblos indígenas y afrodescendientes, movilidad social, migración y desarrollo rural, producción y explotación ilegales de materias primas, organizaciones comunitarias y desarrollo territorial rural, entre otros.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas