Internacionales

EE.UU. anuncia reanudación de asistencia a países de Centroamérica

El Gobierno de Estados Unidos anunció que reanudará la asistencia financiera a El Salvador, Guatemala y Honduras, después de la suspensión de fondos ordenada por el presidente Donald Trump en marzo último.

Trump acusó entonces a esos países, integrantes del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, y también a México, de no hacer lo suficiente para frenar el flujo de migrantes hacia la frontera sur estadounidense y usó la medida como forma de presión en aras de alcanzar dicho propósito.

Para miembros del Ejecutivo, el paso del gobernante representó una forma de exigir a tales naciones que «hicieran más con el fin de evitar que las personas se dirijan a Estados Unidos», uno de los objetivos de la rechazada política migratoria del mandatario republicano.

Varios analistas consideraron que la suspensión de la ayuda solo empeoraría las condiciones de pobreza y violencia en los lugares afectados, y llevaría a más habitantes a abandonarlos, un criterio repetido por políticos demócratas.

Este miércoles, el secretario de Estado, Mike Pompeo, apuntó en un comunicado que el departamento bajo su mando informó al Congreso sobre su intención de reanudar la asistencia a El Salvador, Guatemala y Honduras.

«Gracias a la política del presidente y a la respuesta de estos países, estamos viendo un gran progreso. Los acuerdos de cooperación en materia de asilo firmados recientemente son solo un ejemplo», anotó Pompeo.

Subrayó que el financiamiento «apoyará los programas que están avanzando como parte de esfuerzos conjuntos para mitigar la inmigración irregular» hacia Estados Unidos desde las tres naciones referidas.

También, agregó, complementarán los planes de seguridad de cada administración, aumentarán las acciones del sector privado para crear oportunidades económicas, y promoverán el desarrollo institucional y lo que Washington considera buen gobierno.

Estados Unidos rubricó el pasado 25 de septiembre un convenio con Honduras para frenar la llegada de migrantes, y tal paso siguió a otras iniciativas similares del país norteamericano con Guatemala y El Salvador, en julio y septiembre también, respectivamente.

Como firmantes del último pacto estuvieron el secretario norteamericano de Seguridad Nacional en funciones, Kevin McAleenan, quien dejará el cargo próximamente, y el canciller hondureño, Lisandro Rosales.

De acuerdo con McAleenan, «resolver la crisis en la frontera sur significa trabajar con nuestros vecinos en la región», y «Honduras ha sido un gran socio», agregó.

Sin mencionar el término de tercer país seguro, el texto expuso que Washington y Tegucigalpa se comprometieron a elevar las opciones para proteger a las personas vulnerables y evitar que sean víctimas del tráfico humano.

Desde su llegada al poder, el 20 de enero de 2017, Trump ha promovido diversas acciones contra la migración irregular y legal hacia Estados Unidos, pese al rechazo nacional y foráneo al respecto.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas