Opinión

Tensión por lucha de poder en PLD

El PLD «es un cuerpo vivo que vive el destino del pueblo dominicano» (Bosch). Como cuerpo vivo genera sus contrarios e internamente se producen competencias a cargos de elección popular y a posiciones dirigenciales para la estructura organizativa.

En el PLD se está asomando un debate interno por el poder político, el cual se expresará para elegir candidatura presidencial y para senadores, diputados, alcaldes y regidores; cerca de 4 mil posiciones de cargos de elección popular.

Ese debate es propio a celebrarse en cualquiera organización política, social, gremial o de otra naturaleza, que descanse en democracia interna; mucho más en un partido cuyos miembros eligen sus dirigentes y candidatos a ser sometidos al pueblo. En un partido de gobierno y con vocación de poder se da con más pasión y competencia, por sus grandes posibilidades a ser elegidos.

El debate apasionado se espera suceda en el PLD y sus adversarios acarician la idea de que degenere en confrontaciones desbordadas. Y es que en otros partidos eso es lo que ha sucedido, pero se llevaran la sorpresa de que las características ideológica y disciplinaria harán la diferencia con aquellas organizaciones.

En otros partidos eso se fue de las manos, llevando a esas organizaciones al desgarramiento porque primaron los intereses personales de llegar a como diera lugar a alcanzar las posiciones.

Estos debates bien llevados hacen crecer y mal manejados afectan. Siempre debe cuidarse de que los competidores y sus partidarios no contaminen el debate.

En el seno del PLD hay cuatro compañeros emergentes propuestos y dos, sobre los cuales se ha centrado el debate para la candidatura presidencial; el Presidente de la República que por su excelente desempeño tiene gran preferencia, aunque tiene prohibición constitucional para ser presentado como candidato; el otro es el Presidente del Partido y ex presidente de la República, quien es claramente puntero entre todos los restantes del Partido y de la oposición.

Desde el entorno del Presidente de la República ha surgido un movimiento para modificar la Constitución a los fines de permitir la postulación para una reelección. Es evidente que modificar la Constitución es una trampa contra el PLD y el Presidente Medina, sin importar quienes hacen la propuesta. La propuesta no debe ponerse en ejecución, sino ser vista como un reconocimiento que favorece el posicionamiento electoral del PLD.

En esta semana empieza a definirse la posición oficial a ser adoptada por el PLD. El domingo que viene, 19 de abril, se reúne el Comité Político, el cual abordará el tema de modificación constitucional y proceder a trazar la ruta para culminar con la celebración de las primarias para escoger el candidato presidencial y los restantes candidatos a cargos de elección popular. Esa ruta debe cubrir no más de 5 meses, y es mucho tiempo.

El país será sometido a fuertes tensiones por los medios de comunicación y los adversarios del PLD, anunciando el «Armagedón».

El PLD, en cambio, efectuará su proceso interno robando la total atención del país, porque la incertidumbre provocará temores, aunque al final celebrará la proclamación de sus candidatos. Para asegurar esos resultados se definen de consenso los métodos a ser puestos en ejecución por el liderazgo partidario encabezado por Leonel Fernández y Danilo Medina, apoyados por el Comité Político.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas