Hablan los hechos

Pescadores dominicanos no se benefician del humanitarismo internacional

Este domingo, Día de los Padres, los dominicanos volvieron a leer informaciones que cíclicamente sirven las agencias de prensa internacional sobre el apresamiento de sus compatriotas en mares de países limítrofes mientras trabajan como pescadores para ganarse el sustento de sus familias.

Esta vez fue desde Providencias, Islas Turcas & Caicos que se dieron los detalles del arresto de 28 dominicanos, a quienes se les ocuparon 900 kilos de pesca, equivalentes a dos mil libras, de las cuales mil 400 son de langosta y 485 del pez loro.

El hecho de que será el próximo 15 de agosto cuando se levantará la veda para la captura de langosta en esas islas de la corona británica podría agravar la suerte de esos padres de familias dominicanos, a los que no se les ocupó cocaína, heroína ni mariguana, pero que suelen recibir un tratamiento parecido a los narcotraficantes.

Las Islas Turcas & Caicos se encuentran al norte de la República Dominicana, y aunque con mucha frecuencia se les incluye entre los territorios caribeños lo cierto es que están ubicadas en el Atlántico. Muchos dominicanos que han logrado legalizar su estatus residen en esa dependencia británica, cuyo gobernador es designado por la misma reina de Inglaterra.

En reiteradas denuncias los pescadores dominicanos se han quedado de que mientras a los criollos se les apresa cuando son sorprendidos en aguas de otras naciones como Cuba, Colombia y posesiones británicas, sus homólogos entran y salen en los mares de la República Dominicana sin ningún problema.

El 11 de abril del 2014 se informó el apresamiento de 38 dominicanos que trataban de entrar en yolas a los mares de las islas británicas, en una acción combinada de la Guardia Costanera de los Estados Unidos y la Armada Dominicana.

Para el indicado mes se resaltó que los cuerpos marinos de Estados Unidos y República Dominicana habían apresado en ese año unas 300 personas, incluidos haitianos que también eran devueltos a este país.

“Los haitianos tienen quienes los defiendan dentro y fuera de la República Dominicana, pero a los dominicanos no nos defiende nadie, ni en nuestro país ni en el extranjero”, se escuchó decir a uno de los detenidos.

Aunque en República Dominicana diferentes sectores proclaman en las redes sociales y los medios convencionales de comunicación la defensa a la soberanía nacional, lo cierto es que los hombres y las mujeres dominicanas llevan todas las de perder en cuanto a los asuntos laborales.

Puestos de trabajos que debieran ser ocupados por criollos están en manos de extranjeros dentro de los mismos medios de comunicación, en el turismo y la construcción, para solo citar algunos renglones.

Figuras pertenecientes a reconocidas familias con inversiones en las actividades económicas referidas que mantienen discursos con elevado fervor patriótico le niegan la oportunidad a los dominicanos de trabajar en sus hoteles y otros proyectos para designar a extranjeros, en violación de las leyes laborales del país.

“Se trata de una doble moral, con patriotas así no llegaremos lejos en la República Dominicana”, comentó una joven graduada en hotelería tras llevar su curriculum a un hotel propiedad de unos “patriotas dominicanos”, dirigido por españoles.

Cada día más gente pensante, entre los que hay políticos de todos los partidos, periodistas, comunicadores, obreros, técnicos y profesionales de todas las ramas que se convencen de la existencia de un falso patriotismo en el país que se exhibe en las redes sociales y los medios de comunicación mientras a los dominicanos, que son la patria viviente, se le discrimina a favor de extranjeros.

Esa misma gente pensante percibe, porque es evidente, que en República Dominicano, desde el más poderoso hasta el más humilde lo sabe, se violan constantemente los derechos laborales de los dominicanos ante “la vista gorda” de organismos locales e internacionales.

Las pocas expresiones que se mantienen del otrora aguerrido sindicalismo dominicano no puede más que reaccionar indignada con los apresamientos y los despojos de los pescadores criollos, que como cosa de rutina publicaron los periódicos nacionales este domingo, Día de los Padres, haciéndose eco de los cables de agencias de prensa extranjera.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas