Hablan los hechos

Auge evidencia fallas sistémicas que urgen políticas efectivas para frenar los feminicidios

El incremento de la violencia social que ha hecho crisis en la ocurrencia de la mayor cantidad de feminicidios en el menor tiempo registrado, evidencia el fracaso del sistema que se mantiene para enfrentar la situación, por lo que se requiere aplicar políticas públicas que puedan contribuir a frenar un malestar que estremece las entrañas mismas de la población.

Esta es la consideración que tienen las mismas personas que trabajan día y noche tanto en el sector público como privado, en esfuerzo máximo por lograr la real prevención de tales hechos, pero quedan abrumadas por la frustración cuando las tragedias vienen a remembrar una y otra vez la “Crónica de una Muerta Anunciada”.

El hombre le dice “te voy a matar”, y aunque lo denuncie, la mata.

Mientras los medios de comunicación difunden las muertes de cuatro o cinco mujeres en menos de 24 horas en hechos separados, “por motivos pasionales”, la violencia social que sacude a nuestro país cobra la vida del presidente de la Junta de Vecinos de Gazcue, en una disputa por un parqueo; matan la empleada de una joyería durante un asalto, y otras personas mueren en similares hechos delictivos.

Pero el sector femenino de la población que ha tenido conocimiento de los asesinatos y violaciones de muchas mujeres, y de niñas que en ocasiones no han alcanzado la pubertad, la solidaridad de género le mueve no solo a preocupación, sino a incorporarse a la lucha por parar esas atrocidades.

La vice ministra de la Mujer, Providencia Matos, tras la observación de los sucesos y sus circunstancias, los considera como provenientes de múltiples factores culturales, sociales y de diversa índole, entre los que se menciona medios de comunicación, por el sensacionalismo que imprimen e los relatos de tales hechos y la reproducción constante de los peores comportamientos.

La funcionaria dice a VANGUARDIA DEL PUEBLO Digital que en ocasiones la forma en que se han difundido esas noticias, con primera plana incluida, sirven de promoción al mismo suceso y alienta la mentalidad de personas con inclinación a emularlos.

En su condición de encargada de Políticas Municipales y enlace del Ministerio de la Mujer con los gobiernos locales para la coordinación intersectorial, la funcionaria significó que realmente hacen falta más políticas de estado dirigidas a frenar un malestar que ha echado raíces en los múltiples factores que lo generan y sustentan.

“Yo entiendo que las autoridades debemos hacer mayores esfuerzos en encontrar políticas públicas que permitan bajar los niveles de violencias que se están dando en ese sentido, y bien podrían ser incluidas las iglesias, por ejemplo, porque todos tenemos la responsabilidad de jugar el papel que nos corresponde en la solución de este mal”, dijo Providencia Matos.

Refirió que los factores culturales, educativos y de formación del carácter, tienen un peso importante en el problema, por aquello de “decirle al varón desde pequeño, que él es el jefe del hogar, que él es el hombre, y se le inculca una visión de poder, patriarcal, que el hombre es el que provee, que como proveedor tiene que ejercer el poder, entonces todo eso es parte del problema”.

“Esa violencia de poder patriarcal a veces la vio en su Papá, y una madre sumisa que asimila una cultura machista, y esos patrones culturales no se cambian de la noche a la mañana, con el agravante de que hay resistencia a los cambios, porque tenemos el pasado como marco de referencia”.

Entonces ¿Qué hacer?

En opinión de Providencia Matos, quien trabaja en el Ministerio de la Mujer desde el año 2004, se hace necesario establecer una alianza estratégica entre el pasado y el presente, potenciando principios y la honestidad, que no pueden ser negociados aunque el entorno esté contaminado.

politicas-efectivas003

“Y el Ministerio de la Mujer -agrega- como organismo rector en la materia, está dando asistencia legal y sicológica a las mujeres que requieren su atención, en un servicio 24/7 hasta lograr al final la satisfacción plena de la afectada”.

Sostiene que en el problema que nos ocupa hay cosas que se ven y cosas que no se ven, porque como coordinadora interinstitucional con los gobiernos locales, ha podido apreciar que la ley 176-07 tiene mandamientos como el establecido en el artículo 368, que dispone la equidad de género, y otros, los que al ser aplicados va enmendando la cultura machista y patriarcal de los varones.

Insiste en que la “alianza estratégica del Estado concienciando a toda la municipalidad sobre el por qué no violar la ley de tránsito, las leyes de los ayuntamientos, etcétera, para que llegue a saber que esa cultura de respeto redunda en su propio beneficio.

La Casa de Acogida

Preguntada sobre sobre los reales resultados de las Casas de Acogida, debido a que a pesar de su existencia, sigue siendo alto el índice de mujeres amenazadas que finalmente son víctimas de quien las amenaza, la vice Ministra de la Mujer, señaló:

“…Es un mecanismo establecido por ley para proteger a las mujeres que están en peligro, además de a sus hijos, pero hay que establecer vínculos con los adolescentes que son víctimas de violencia, hay que modificar la Ley de Conani y otras que son vinculantes a toda esta situación”.

Asimismo sostiene que el Ministerio Público tiene que jugar su rol, y aunque ya están dando las órdenes de arresto contra los hombres que amenazan a sus parejas o ex parejas, fiscales y jueces tienen que ser sensibilizados sobre toda esta situación.

La vice ministra de la Mujer, Providencia Matos, concluye haciendo un dramático llamado a cualquier mujer que sea amenazada, a sus vecinos, a sus familiares, para que lo comuniquen inmediatamente a través de la Línea Vida, en el teléfono 1-200-687-7212, sin cargo.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas