Opinión

Aplicación de la cuota de género

La propuesta de reglamento de la JCE para la aplicación de la ley 33-18 de Partidos y Agrupaciones Políticas sobre la celebración de primarias simultáneas en el año 2019, en relación con la cuota de género amerita ser revisada con cuidado, debido a que deja muchos cabos sueltos que pueden crear conflictos a ser resueltos por el Tribunal Superior Electoral.

El reglamento es definido como “conjunto de normas ordenadas en una estructura lógica, dictadas por la autoridad competente, para brindar regulación a la ejecución de una ley, es decir, reglando su aplicación en forma adecuada al ámbito en que tendrá influencia”. Conforme al Art. 212 de la Constitución, la JCE tiene la potestad reglamentaria para asuntos de su competencia y la Ley 33-18 en su Art. 82, pone a cargo de ella su aplicación.

Con la finalidad de superar las barreras que limitan el acceso de la mujer a los puestos de elección popular, se aprobó la adopción, en nuestro país de leyes de cuotas mínimas como acciones afirmativas temporales, con el propósito de propiciar la presencia equilibrada entre hombres y mujeres en las candidaturas de los partidos, y en consecuencia, superar el déficit de representación femenina a nivel congresual y municipal (Leyes 12-00 y 13-00).

Durante el proceso de discusión para la aprobación de la ley de Partidos las mujeres demandaban paridad en las candidaturas, para pasar del 33 al 50 %, con alternancia en la lista de diputados, alcaldes/a y regidores/as.

La Ley 33-18 introduce entre los principios de los partidos el de “equidad de género en la competencia partidaria”, lo cual constituye una novedad relevante y explica la fórmula adoptada en el Art. 53 de la referida ley sobre la cuota de género, dejando atrás de esta manera el concepto de “cuota de la mujer”.

El Art. 53 la Ley, tiene una redacción muy general al establecer que la lista de candidaturas suministradas por los partidos deberá tener, por demarcación electoral, al menos 40% y no más del 60% de hombres y mujeres. Observada así la cuota, sería por demarcación electoral, sin especificar el legislador su aplicación a nivel congresual y municipal.

El Art. 38 del Reglamento propuesto por la JCE no se refiere a la cuota de género, sino a la cuota de la mujer y su redacción no toma en cuenta la posibilidad de que en una demarcación electoral los hombres no alcancen el mínimo del 40%, en cuyo caso deberá aplicarse lo establecido en los Arts. 38.1, 38.2 y 38.3, sobre la escogencia y presentación de las mujeres y jóvenes en las primarias; que establece el respeto a la cuota mínima del 40% para las mujeres y 10 % para los jóvenes hasta los 35 años. Consigna, además, que en los casos de que las mujeres propuestas no obtengan la cantidad de votos suficientes para alcanzar el 40% de las candidaturas, las más votadas en el proceso de primarias correspondiente a la demarcación electoral de que se trate, serán precandidatas legítimamente electas.

En diciembre del presente año la JCE tendrá listo el Reglamento de la Ley 33-18, en lo que respecta a la cuota de género, se espera que su aplicación genere un incremento en la representación de las mujeres a los puestos de elección popular en el 2020, mejorando de forma significativa la calidad de la democracia dominicana.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas