Editorial

Emergencia por sequía estacionaria

Las situaciones de emergencias como la que se vive en República Dominica y en la región por la sequía estacionaria, es para preocuparse y dejarse guiar por las autoridades.

La sequía, con pronósticos de extenderse por los próximos dos meses, constituye una gran inquietud para las autoridades, que desde el primer momento ha impulsado medidas para hacerle frente y evitar el impacto negativo en la ciudadanía y en los sectores productivos.

Se han dado las instrucciones para que las acciones contempladas en el Plan de Mitigación sean ampliadas y, si es necesario, se dupliquen.

En ese sentido se ha llamado a la población para que utilice menos agua de lo habitual en sus actividades cotidianas, mientras se auxilia el campo para evitar deterioro en los cultivos y daños en la ganadería.

En medio de las limitaciones se ha garantizado que habrá agua disponible para la ciudadanía, tanto en los acueductos como en los canales de riego, por lo que no habrá escasez del líquido; sin embargo hace falta la colaboración ciudadana.

El agua no es un bien inagotable por lo que se impone un cambio de cultura que evite el mal uso y desperdicio del llamado vital líquido. La sequía debe llevarnos a comprender que estamos en emergencia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas