Políticas

Comunicación efectiva, antídoto contra las «fake news»

La credibilidad es la esencia de una comunicación efectiva y el antídoto contra las llamadas «fake news» usadas para descontextualizar la realidad de instituciones, Estados o personas, tal como consideran expertos en el tema.

Ese es el caso del presidente de la Asociación Argentina de Comunicación Interna, Alejandro Formanchuk, quien explicó que solo fortaleciendo la credibilidad se pueden enfrentar las noticias falsas.

Solo así, agregó, no será tan fácil creer en falsedades aun cuando esté presente la máxima propagandística nazi de Joseph Goebbels de que «una mentira repetida mil veces se convierte en verdad».

Para el catedrático, uno de los asistentes al VI Festival Internacional de Comunicación Social que sesionó en La Habana del 25 al 27 de este mes, no es «nada nuevo» que «alguien» difunda rumores sobre algo; lo novedoso está en la manera en la cual reaccionamos a ello.

La mentira siempre ha existido, el cambio radica en que ahora se difunde a través de las redes sociales en cuestiones de segundo sin espacio a veces para cuestionar su veracidad, añadió.

A primera vista parece «inofensivo» este tipo de proceder en las redes sociales; sin embargo varios especialistas alertan que muchas veces las «fake news» alcanzan objetivos ideológicos.

Al respecto, el multifacético profesor argentino señaló que el trabajo como comunicador debe enfocarse en la construcción de credibilidad en todos los ámbitos: empresariales, personales, e incluso en Estados, la visión de país que se proyecta.

La comunicación solo será efectiva si el receptor de noticias le cree al emisor, subrayó Formanchuk.

Existen redacciones en el mundo que poseen todas las herramientas para desarrollar y divulgar paquetes informativos de calidad, como por ejemplo profesionales sumamente preparados en oratoria, redacción o «storytelling», sostuvo.

Sin embargo, consideró que si dicho medio de prensa no es creíble para la audiencia, meta a la cual pretende llevar su mensaje, habrá «arado en el mar».

Un ejemplo cotidiano: podemos ser amigos y alguien viene y dice algo sobre ti, si yo te conozco bien desestimó ese rumor; de lo contrario, no solo te pondré en duda, sino que hasta reproducir esa información sobre ti sin contrastar.

Formanchuk insistió mucho durante el encuentro en que la comunicación busca siempre provocar algo y si el público no cree en ti, entonces «no vas a provocar nada en él».

LA CLAVE ES LA COMUNICACIÓN INTERNA

Festivales como este demuestran la importancia que cobra la comunicación interna en una organización y sobre todo cómo la propia Cuba visualiza el alcance y la importancia de esta disciplina, afirmó Formanchuk.

Específicamente sobre la comunicación interna, el eje de investigación del entrevistado, consideró que todas las empresas públicas o privadas deben entender cuanto antes que «la comunicación es esencial para el funcionamiento de una organización».

Aunque pueda parecer algo muy obvio, muchas veces no se le presta la atención adecuada, dijo Formanchuk, quien dirige una agencia con sede en Buenos Aires, con proyectos en 16 países del mundo.

Formanchuk y Asociados ofrece soluciones concretas, útiles y aplicables a través de la elaboración de diagnósticos, estrategias y acciones que potencian la comunicación interna.

El comunicador manifestó sentirse satisfecho porque ya son varios los países de América Latina que comprenden la importancia de esta disciplina.

A su juicio, esto es posible porque cada día más organizaciones entienden que si no se pueden comunicar de manera clara entre sí, los resultados serán pésimos.

El fin de la comunicación interna no es enviar mensajes: es provocar acciones, indicó Formanchuk, mientras reiteró que la gestión de medios es necesaria, pero no suficiente para lograr una comunicación realmente efectiva.

(Laura Bécquer Paseiro Prensa Latina)

últimas Noticias
Noticias Relacionadas