Opinión

No hay modelos a imitar

Desde hace tiempo, decenios y quizás un centenio, desde que el siglo XX mostraba sus signos de progreso.

Llegaban los modelos a imitar.

Desde Cuba.

Desde Argentina.

Desde Venezuela.

Y de otros puntos del hemisferio y del mismo planeta Tierra.

Nos llegaban algunos ejemplos.

De políticas.

De costumbres.

De telenovelas.

De éxitos económicos.

Que de tiempo en tiempo, en democracia y dictaduras, han llevado a sus pueblos a sacrificios inimitables.

Cada país tiene su propio camino.

Con buen juicio. Liderazgo. Trabajo. Solidaridad social. Innovación. Estudios. Comprensión y sensatez.

La República Dominicana, en este mar de confusiones mundiales, ha ido trillando su propia ruta, progresando, superando dificultades.

Sin imitar a nadie.

Hasta ahora.

Gracias a Dios…!!!

últimas Noticias
Noticias Relacionadas