Cultura

Cultura expresa pesar por la muerte del cantante lírico Francisco Casanova

El ministro de Cultura, Eduardo Selman, manifestó su pesar por el fallecimiento del cantante lírico Francisco Casanova, ocurrido el jueves en la ciudad de Nueva York, donde residía.

El funcionario expresó que Casanova se erigió por 25 años en uno de nuestros representantes artísticos más admirados y respetados en el mundo.

Dijo que en su carrera desfiló por los más codiciados teatros de ópera, con una multiplicidad de papeles estelares que le hicieron ganar renombre y prestigio internacional.

“Francisco Casanova fue un digno representante de nuestra República Dominicana. Era un cantante lírico que triunfó en una especialidad artística muy exigente y en las plazas más importantes, algo no común entre nosotros los dominicanos”, destacó el arquitecto Eduardo Selman.

La muerte de Francisco Casanova se produjo tras padecer por varios años de diabetes, que lo obligó al retiro forzoso de los escenarios.

“En el Ministerio de Cultura nos unimos al dolor que embarga a sus familiares ante el deceso de Francisco Casanova, quien desde niño consagró su vida a cultivar lo mejor del canto y de la música”, expresó.

Perfil biográfico

Francisco Chahín Casanova nació en El Seibo, en la República Dominicana. Sus primeras lecciones de música las recibió de su madre, a la edad de siete años. Poco después, el maestro Enrique Estévez Pacheco, quien era por entonces director de la Banda Municipal de Música, lo tomó como pupilo.

Casanova ingresó al Conservatorio Nacional de Música a principios de los años setenta y allí recibió sus primera enseñanza de las manos del hoy fallecido tenor Rafael Sánchez Cestero. Tiempo después, en 1978 emigró a la ciudad de Nueva York en donde fijó residencia.

En Estados Unidos realizó giras. Desde allí viajó a Europa para presentarse en Italia, Francia, España, Alemania, Polonia y Yugoslavia. Su talento fue aplaudido también en Puerto Rico y Colombia.

El artista lírico encarnó personajes como Oronte (I Lombardi), Pinkerton (Madame Butterfly) y Manrico (Don Carlo), en el Metropolitan Opera House de New York. En Europa se ha destacado en los papeles de Alvaro (La Forza del Destino), en Avignon, y Gustavo (Un Ballo in Maschera), en Klagenfurt, Austria. Ha actuado además con la ópera de Ontario (Canadá), en el Teatro Massimo de Palermo; en el Stadtteater de Wiesbaden; y en Munich se presentó en la Casa de América y en el Instituto Orff.

“El 18 de mayo de 1996, Francisco Casanova sustituyó a Luciano Pavarotti en el espectáculo Pavarotti and Friends en el Teatro de la Filarmónica de New York. En esa oportunidad el divo dominicano interpretó arias y duetos de La Boheme, Un Ballo in Maschera, L’Mico Fritz, Tosca, Il Trovatore y Lucía. Dos días después apareció cantando con la Opera Orchestra of New York el papel del Rey Carlo de la ópera Giovana D’Arco, de Verdi. En 1997 hizo en San Juan, Puerto Rico, el papel de Gabriele Adorno en la ópera Simon Boccanegra; en Palma de Mallorca apareció en el rol de Don Carlo y en Santa Fé de Bogotá fue el Cavaradossi de Tosca. En junio del mismo año hizo su debut en el Spoleto Festival en los Estados Unidos al cantar en el Requiem de Verdi, el cual ha interpretado con gran éxito también en Austria e Italia. Durante el mismo año se presentó con la Orquesta Sinfónica de Denver, con la que hizo el Stabat Mater de Rossini”, indica la biografía del sitio.

En España se ha presentado también en Cataluña y el país Vasco. En Oviedo y Gijón cantó el Roberto Devereux de Donizetti, y una semana después lo repitió en la ciudad de Dresden, en el Semper Opera.

El 13 de abril de 1999 debutó en el Carnegie Hall, bajo la dirección del Maestro Eve Queler, encarnando el personaje de Eleazar de la ópera La Juive, de Halevy.
En agosto de 1999 se presentó por primera vez en una ópera completa ante el público dominicano; en esta ocasión protagonizó Aída, de Verdi.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas