Efemérides

Gobierno restaurador de Gaspar Polanco designa a Duarte representante en Venezuela

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, el 19 de octubre de 1864, el Gobierno Provisional de la Restauración, con asiento en Santiago de los Caballeros, bajo la presidencia del general Gaspar Polanco, nombró a Juan Pablo Duarte representante dominicano en Venezuela.

La medida fue dispuesta en virtud del oficio número 6, firmado por el ministro de Relaciones Exteriores, Manuel Rodríguez Objío.

Juan Pablo Duarte respondió la comunicación el 7 de marzo y expresó que su función terminó con el cambio hecho en las filas restauradoras. De esa manera, Juan Pablo Duarte, quien se encontraba exiliado en Venezuela, se negó a colaborar con el Gobierno que fue fruto del golpe de Estado contra el primer Gobierno de la Restauración, presidido por el general José Antonio (Pepillo) Salcedo.

En la carta a Rodríguez Objío, para rechazar el cargo que le ofreció el Gobierno de Gaspar Polanco, fue que Juan Pablo Duarte anotó: “Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones”.

El General Gaspar Polanco había sido juramentado nuevo Presidente de la República Dominicana, el 10 de octubre de 1864.

El 9 de octubre, Gaspar Polanco había dirigido una conspiración que culminó con el derrocamiento del primer Presidente del Gobierno de la Restauración, el general José Antonio -Pepillo- Salcedo.

El Gobierno de Gaspar Polanco duró tres meses porque rápidamente cayó en el descrédito, debido a que otorgó múltiples privilegios a sus allegados, entre los que figuraban productores de tabaco del Cibao.

Además dirigió una administración del Gobierno que se caracterizó por su intolerancia política.

Gaspar Polanco era analfabeto y alcanzó sus méritos políticos y militares por su participación el 7 de julio de 1857, en el movimiento liberal que culminó con el derrocamiento del Presidente Buenaventura Báez, y su papel protagónico en la Guerra de la Restauración.

El 9 de octubre de 1863, Gaspar Polanco y un grupo de oficiales del Ejército Restaurador, acusaron al Presidente Pepillo Salcedo de conducir la Revolución de la Restauración a la derrota.

No obstante, el verdadero propósito de los golpistas era evitar que Pepillo Salcedo renunciara y posibilitara el retorno al poder del ex Presidente Buenaventura Báez.

Atribuyeron a Pepillo Salcedo haber expresado que renunciaría y entregaría el poder a Báez.

Buenaventura Báez era considerado por Gaspar Polanco y sus hombres como un enemigo de los intereses del Cibao. Habían formado parte del movimiento cívico militar que derrocó el Gobierno de Buenaventura Báez en 1857.

El golpe de Estado contra el primer Gobierno de la Restauración culminó con la juramentación de Gaspar Polanco como nuevo Presidente de la República, el 10 de octubre de 1864.

Entre las acciones de intolerancia política que caracterizaron la gestión de Gaspar Polanco, está la orden de fusilamiento del derrocado Presidente Pepillo Salcedo.

El Gobierno de Gaspar Polanco fue derrocado por otro movimiento militar en enero de 1865.

La lucha entre los restauradores debilitó mucho los propósitos que dieron origen a la Guerra de la Restauración para rescatar la soberanía nacional.

Las mejores energías se concentraron en las luchas intestinas.

Ese fue el motivo que tuvo el patricio Juan Pablo Duarte para negarle la colaboración que le pidió el 19 de octubre el Gobierno del General Gaspar Polanco, que tenía su sede en la ciudad de Santiago de los Caballeros.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas