Opinión

Sacar ventajas de las adversidades

Una expresión axiomática enseña que “nada es enteramente malo ni enteramente bueno”.

La interpretación china le llama “el Yin y el Yan”, y lo simboliza con aquel círculo que en su interior tiene dos figuras de colores blanco y negro, que se complementan, colocados al revés uno respecto del otro.

Esto viene a colación, a partir de la importante experiencia que vive el Partido de la Liberación Dominicana, PLD, luego del proceso de votación en varios municipios del país, y que muchos han calificado de traumáticas, por los incidentes que se registraron, nunca vistos a lo interno de la organización.

Quien tropieza, si no se cae, adelanta un paso. Y lo ocurrido debe ser aprovechado para corregir las debilidades que quedaron en evidencia.

Las irregularidades fueron admitidas en una expresión de responsable autocrítica por el presidente del Partido, y por la Comisión Electoral, que procura una salida institucional que contribuya al fortalecimiento de la organización.

Ciertamente a altas instancias del PLD corresponde prevenir que la situación no afecte de manera significativa las posibilidades de una sexta victoria consecutiva en las elecciones que deben celebrarse en el país en un promedio de cuatro meses.

En el marco del entramado político existente en el país desde que la organización retomó el Poder en el año 2004, con Leonel Fernández a la cabeza, y a la luz de los mas enjundiosos análisis, se mantienen en los más altos niveles las posibilidades de retener el poder en las próximas elecciones generales con un holgado margen.

Las sucesivas victorias electorales del PLD han venido traduciéndose en desarrollo y progreso para el país, y en el languidecimiento de los contrarios, que no encuentran argumentos verosímiles para sustentar sus posiciones frente a un gobierno respaldado por una cadena éxitos a favor de una población que conscientemente lo respalda.

No obstante, como si se tratara de un vestuario de moda, algunos medios de comunicación ofertan con profusión todo lo que estiman puede amenazar las posibilidades de retener el poder que ostenta el Partido de la Liberación Dominicana, con el control de la mayoría de los estamentos del Estado.
Motorizar la estrategia que permita preservar el apoyo brindado por la colectividad dominicana en los últimos tiempos, de paso se llevará el bombardeo mediático de los opositores y su inútil intento de acorralar al peledeismo.

Al enfrentar con éxito el fantasma de la división tan azuzado por los adversarios y superar el triunfalismo de algunos compañeros, para llevarlos a trabajar más, y deponer actitudes inconvenientes, contribuiremos a la vigencia los temas que verdaderamente interesan a la población y que la llevarán reiterar el estruendo coro:

“Afuera están, y afuera se quedarán”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas