Opinión

La presunción de inocencia como garantía de un derecho

En la actualidad el principio de la presunción de inocencia es desconocido, o quizás para algunos no existe y quienes tienen la facultad para aplicarlos son los jueces o tribunales.

Al tocar este tema trato de expresar con claridad el sentido lógico de lo que realmente significa estar revestido de la presunción de inocencia, cuando era estudiante de Derecho, recuerdo que mi maestro decía; “que es mejor dejar a un culpable de un delito en libertad y no condenar a un inocente”.

Con frecuencias, vemos casos de personas a la que se le imputa un hecho etiquetadas como culpables, y peor aún, se le presenta ante los medios de comunicación como presunto autor, por lo que algunos juristas lo consideran juicio paralelo, primero son juzgado ante la opinión pública y de último por un tribunal.

La investigación criminal de un ciudadano no lo convierte en culpable, los jueces, fiscales y policías deben de ser cuidadosos, para proteger la honra de la persona que en ese momento está bajo su investigación.

El derecho de presunción de inocencia le corresponde a todo imputado en un proceso penal, a ser tratado como si fuese inocente, hasta que una sentencia establezca su condena.

Este derecho es uno de los pilares fundamentales dentro del sistema penal y al mismo tiempo establecido en los tratados internacionales. El Estado está obligado acatar y respetar este principio, aportando las pruebas de forma lisita, sin arbitrariedad.

Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, es un derecho que tenemos todos los ciudadanos. Significa que todos los ciudadanos dominicanos que se le imputa un hecho están revestidos de este principio.

Aprovecho el momento para pedir que no dejemos de luchar por este derecho tan fundamental, que es la columna vertebrar del sistema penal, que todas las autoridades judiciales deben preservar y respetar, es la única ventaja que tiene un reo en el proceso judicial, donde todo el mundo lo ve como culpable desde el primer momento.

Con frecuencias grupos mediáticos tratan de tomar la justicia por sus manos y en algunos casos llegando a materializar los hechos, con el linchamiento de los imputados, quebrantando la presunción de inocencia.

El principio fundamental de la presunción de inocencia establece que no se puede acusar a nadie de un hecho que no sea probado con los elementos de pruebas reales de la parte acusatoria.

El imputado siempre va estar revestido de este principio en todas las instancias mientras dure el proceso, deja de ser en el mismo instante en que la sentencia condenatoria cobra autoridad de cosa juzgada formal y material.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas