Opinión

La diferencia está en las oportunidades

El concepto de igualdad de oportunidades ha ganado terreno en las últimas décadas, sobre todo a partir de los desarrollos teóricos que han permitido orientar políticas sociales en diversos contextos. Igualdad de oportunidades, significa garantizar el desarrollo de las capacidades de las personas, de tal manera que circunstancias como el género, la etnia, el lugar de nacimiento, o el entorno familiar, que están fuera del control personal, no ejerzan influencia sobre las oportunidades de vida de ésta, ni sobre los resultados de los esfuerzos que realiza.

La comparación de las oportunidades y el trato que mujeres y hombres han tenido a lo largo de la historia, no ofrece dudas acerca de la persistencia de diferentes manifestaciones de la discriminación y la desigualdad entre ambos géneros, entre las cuales las restricciones y sobreexigencias que se continúan imponiendo a las mujeres para su acceso al empleo y al desarrollo vocacional y profesional constituyan unas de las más irritantes.

De ahí la necesidad de elaborar e implementar políticas de gran envergadura tendientes a intervenir en todos los niveles donde la discriminación opera. Políticas capaces de activar sinergias entre los múltiples actores sociales, públicos y privados, gubernamentales y no, enmarcando líneas guías en las cuales cada organismo, según sus características y mandatos, pueda insertar su propia iniciativa o programa, multiplicando así su efecto.

En el Partido Liberal Colombiano, la Organización Nacional de Mujeres es la encargada de asegurar el cumplimiento de la equidad de género en todos los ámbitos de la colectividad. Su labor es estimular la participación efectiva de las mujeres en la política, incidir en los espacios de toma de decisiones, fortalecer los procesos liderados por las mujeres en sus regiones y apostar por la formación integral de ellas.

Con una sólida estructura municipal, los consejos de mujeres, las asambleas departamentales, coordinaciones zonales, sectoriales y orgánicas, un comité político, y la dirección de la organización, este órgano procura abrirle el camino a la esperanza, a la paz y a las oportunidades, para que la mujer colombiana tenga un futuro estable y digno en salud, trabajo, seguridad y educación.

Las mujeres liberales reconocen que en la unidad se hacen más fuertes las propuestas, y que si los colombianos quieren una verdadera igualdad de oportunidades para todos y todas, es imperativo valorar sus diferencias, desterrando cualquier forma de discriminación.

De las experiencias de éxito se aprende, nuestro país debe implementar una política activa de promoción de la mujer, no sólo debe permitir mejores oportunidades de trabajo a través de planes de desarrollo, políticas de empleo y formación técnica y profesional, sino también, fomentar el cambio cultural en todas sus dimensiones (roles y tareas adjudicadas a la mujer, parámetros sobre el trabajo) y crear instancias de control para el cumplimiento de las normas y de los propios objetivos trazados por la entidad responsable.

En agosto del año pasado, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de la Mujer firmaron un acuerdo que busca impulsar políticas públicas que incrementen la cantidad de nuestras mujeres en el mercado laboral. Entre las responsabilidades que planteó el convenio, está la creación de una mesa intersectorial con la finalidad de identificar las diferentes brechas en el mercado laboral.

Ojalá que las autoridades competentes puedan promover y dar seguimiento a las acciones dirigidas a proteger y garantizar la equidad e igualdad de los derechos entre mujeres y hombres en la actual estructura de empleo dominicana, porque la diferencia está en las oportunidades.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas