Hablan los hechos

¿Hacia dónde va la economía de Argentina?

Para que una economía logre alcanzar un crecimiento sostenido con estabilidad, se tiene que apostar a la clave de un desarrollo a mediano y largo plazo en la cual debe predominar la calidad institucional y el marco económico-político adecuado para que las inversiones se animen a llegar. Pero si un gobierno se circunscribe a medidas cortoplacista, retaliación de las acciones de las políticas antecesoras e implementar políticas de corte neoliberales para satisfacer a determinados sectores sin ponderar las aspiraciones colectivas, el fracaso llega solo.

La administración gubernamental de Mauricio Macri ha empujado Argentina a una situación similar a la década de los noventas, al implementar políticas similares que han acelerado el deterioro de la economía de una manera violenta.

En la década de los noventa Argentina transitó por esa situación bajo el esquema de políticas neoliberales que condujeron a la adopción del denominado plan de convertibilidad que terminó con la explosión de la crisis de 2002 cuando una devaluación provocó unos niveles de inflación galopante. La administración gubernamental de Mauricio Macri ha empujado Argentina a una situación similar a la década de los noventas, al implementar políticas similares que han acelerado el deterioro de la economía de una manera violenta.

Como una muestra concreta de la situación por la que transita la Argentina solo hay que observar que en el primer semestre del 2018 se tiene que la inversión extranjera directa solo representa apenas un poco más del 6 % de todos los dólares que ingresan al país, mientras que el endeudamiento representa casi un 65 %. En adición, Argentina arrastra un cierre del año 2017 con un aumento de los precios del 24,8%, lo que significa que la inflación creció un 46% más de lo proyectado Banco Central.

El retorno a las políticas neoliberales en Argentina ha provocado la presencia del denominado tarifazos en el transporte y los servicios básicos como respuesta estratégica del Gobierno de retirar los ingentes subsidios aplicados por los gobiernos recientes y que tenían un gran costo para las arcas públicas.

Al primer semestre del 2018 la situación de la inflación a golpeado a los sectores mas vulnerables de la Argentina si se toma en consideración que la mayor alza de los precios se producen en las aéreas de mayor demanda de los sectores desprotegidos. En efecto, en los sectores vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, la inflación fue de un alza del 55,6%, comunicación 34,1%, educación 31,5% y salud 27,8%, situación que ha deteriorado la calidad de vida de los sectores mas vulnerables de esa nación.

El retorno a las políticas neoliberales en Argentina ha provocado la presencia del denominado tarifazos en el transporte y los servicios básicos como respuesta estratégica del Gobierno de retirar los ingentes subsidios aplicados por los gobiernos recientes y que tenían un gran costo para las arcas públicas. Pero la clase media tiene que sumar estos gastos antes irrelevantes con muchos otros, como alimentación y vestimenta, que no son sólo son superiores a los de los países vecinos sino también a los precios que se pagan en Europa.
La situación de deterioro en la economía de Argentina se profundiza con la devaluación del peso frente al dólar que ha alcanzado cotizarse a una cifra récord de 29,40 pesos, pese a que el Banco Central ha intentado frenar su tendencia alcista. Desde el Mes de Enero del presente 2018, el valor de la moneda estadounidense ha tenido un repunte sostenido desastroso que cerró el Mes de Junio alcanzando los 29,80 pesos por 1 dólar.

La situación de deterioro en la economía de Argentina se profundiza con la devaluación del peso frente al dólar que ha alcanzado cotizarse a una cifra récord de 29,40 pesos, pese a que el Banco Central ha intentado frenar su tendencia alcista.

La incertidumbre y la desconfianza predominan en los diferentes sectores y agentes de la economía Argentina fruto de que la actividad económica registró en abril una caída del 2,7% frente al mes anterior, lo que ha llevado a los analistas a pronosticar un período de recesión en ese país. El Indicador Mensual de la Actividad Económica, IMAE, reflejó también en abril una caída del 0,9% respecto al mismo mes de 2017, cifra que disparó la alarma del pánico en la Ciudadanía.

El intercambio comercial dejó en mayo un déficit de 1.285 millones de dólares, más del doble de los 576 millones de dólares que había registrado en el mismo mes de 2017. Los organismos oficiales han dado a conocer que la deuda externa argentina llegó en el primer trimestre del 2018 a 253,741 millones de dólares, unos 19,192 millones más que en el mismo período de 2017, eso revela que desde que Macri llegó al Gobierno a finales de 2015 la deuda externa ha crecido en un promedio de 91 millones de dólares por día, aunque en el primer trimestre de este año 2018 se incrementó a casi 166 millones de dólares diarios.

Los organismos oficiales han dado a conocer que la deuda externa argentina llegó en el primer trimestre del 2018 a 253,741 millones de dólares, unos 19,192 millones más que en el mismo período de 2017, eso revela que desde que Macri llegó al Gobierno a finales de 2015 la deuda externa ha crecido en un promedio de 91 millones de dólares por día, aunque en el primer trimestre de este año 2018 se incrementó a casi 166 millones de dólares diarios.

El panorama sombrío al que ha sido conducido la economía de Argentina se reflejas de forma más preocupante cuando se observan las evaluaciones hechas por las calificadoras de riesgos que señalan que el índice de riesgo pais se aproximó a los 600 puntos básicos y alcanzó su nivel más elevado de la presidencia de Macri. El clima de adversidades que rodean a la economía Argentina, básicamente en el entorno internacional para la inversiones y activos financieros emergentes golpea brutalmente la economía.

Argentina ha sido empujada aun nivel de riesgo país más alto desde el 14 de octubre de 2015, en medio de la incertidumbre electoral, ya que la última vez que el indicador superó los 600 puntos, esto fue el 29 de septiembre de ese año con 601 puntos. Pero resulta que debido a la caída de precios de los títulos públicos argentinos en el exterior, que se mueven en forma inversa a la rentabilidad, ese pais no está siendo atractivo para los inversionistas de instrumentos financieros, lo que reduce la potencialidad de financiación en los mercados internacionales.

Argentina ha sido empujada aun nivel de riesgo país más alto desde el 14 de octubre de 2015, en medio de la incertidumbre electoral, ya que la última vez que el indicador superó los 600 puntos, esto fue el 29 de septiembre de ese año con 601 puntos.

Con un Producto Interno Bruto (PIB) superior a los US$600.000 millones, Argentina es una de las economías más grandes de América Latina, pero esa realidad se reduce y la deuda en dólares aumenta, fruto de que ya en el reciente mes de Mayo, ese país sudamericano sumó otros 19.000 millones de dólares a su pasivo externo, hasta los 253.000 millones de dólares. El deterioro de la economía es mas perturbador al reconocer el Banco Central que las estimaciones para 2018 ya no son del 3% de crecimiento del PIB, sino que este sufrirá una desaceleración cercano al 1% al finalizar el año, lo que significa que la incertidumbre predomina y el gobierno de Macri se ha convertido en una pesadilla para los argentinos.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas