Hablan los hechos

La mejor carta contra la delincuencia

Comerciantes, profesionales, empresarios y sectores de la población se mantienen a la expectativa sobre el resultado de la utilización de las patrullas mixtas de policías y militares contra la ola delincuencial que afecta al país.

El patrullaje mixto dispuesto por el presidente Danilo Medina es una respuesta recurrente al clamor de medidas para frenar la delincuencia, “pero habrá que ver si funciona en esta ocasión”, declaró el propietario de un establecimiento comercial de Santo Domingo Norte, que más de una vez ha sido víctima de los delincuentes.

En opinión de legisladores, dirigentes políticos y comunitarios, la delincuencia ha ganado tanto terreno, que ha cambiado los hábitos de mucha gente que ha limitado su cotidianidad diurna y nocturna por temor a los robos, atracos u otros actos delincuenciales.

Los asaltos a tres instituciones financieras en la capital y Santiago, los asesinatos de varias personas atracadas para quitarles motocicletas, celulares o carteras, así como en establecimientos comerciales, fueron el disparador de las alarmas y provocaron que senadores y diputados pidieran una urgente respuesta del gobierno.

El presidente Medina reaccionó convocando a los mandos policiales y militares a quienes ordenó el patrullaje de las principales ciudades, en cuyas calles fueron arrestadas más de 250 personas antes de las primeras 72 horas de la medida.

En horas de la mañana del mismo periodo, un estudiante universitario fue asesinado por atracadores, cuando acompañaba a su madre a su trabajo de venta de café colado en el sector Los Casabes, de Santo Domingo Norte.

Un joven comerciante fue asaltado y golpeado en Gurabo, Santiago; a un abogado le robaron su Jeepeta en Barahona, mientras el raterismo mantiene su curso en lugares sin patrullaje, por lo que llueven las quejas de los ciudadanos en los medios de comunicación.

Están atentos

Mientras tanto, el presidente de Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Julio Brache, así como Juan Carlos Ortiz y otros miembros de la entidad, significaron que se hace necesario la formulación de un plan que de seguimiento permanente a la situación, con técnicas efectivas para frenar la delincuencia.

En declaraciones por separado sostuvieron que no puede ser sólo un patrullaje para frenar la ola delictiva, y que tan pronto se levante la medida, la delincuencia vuelva a adueñarse de las calles.

En la ciudad de Santiago residentes aseguran que no han sentido el patrullaje mixto, a pesar de ser una de las comunidades donde con mayor frecuencia se manifiesta la delincuencia y la violencia social, principalmente contra mujeres víctimas de parejas o ex parejas.

En sectores del Gran Santo Domingo, moto-conchistas, amas de casas, dueños de bancas y de colmados que no están en las avenidas principales, dijeron a periodistas de VANGUARDIA DEL PUEBLO Digital que el patrullaje tiene que entrar a los barrios, y no quedarse en la periferia.

“Mi nombre es José Manuel Roque Valdez, y pon ahí que aquí en Los Minas el patrullaje sólo se ve en las avenidas, mientras aquí atrás, en medio de los apagones los delincuentes siguen haciendo de las suya. Por aquí abajo no se ve una patrulla, entonces tú los ve haciendo bulto allá arriba”, expresó.

Durante el recorrido realizado por periodistas de VANGUARDIA DEL PUEBLO en Santo Domingo Este, Santo Domingo Norte y el Distrito Nacional, se pudieron advertir puestos de chequeos y patrullas móviles, e incluso el vehículo utilizado fue detenido para observación por las patrullas, sin mayor novedad.

Las expectativas

La principal inquietud de la población, es la falta de certidumbre sobre si se logrará reducir la delincuencia, la violencia y la criminalidad con un patrullaje mixto de policías y militares, y cada quien expone las razones de sus dudas, llegando a señalar que, en muchos, los delincuentes han resultado ser guardias o policías.

Raquel Páez, psicóloga clínica, dice que el problema tiene que ser atacado en sus raíces, “con la aplicación de políticas públicas dirigidas a una mayor y mejor formación de la juventud, e incluso con la participación de las iglesias, la creación de fuentes de empleo y el rescate de los valores morales que nos enseñaron nuestros padres y abuelos”.

Otros sociólogos como Roberto Reyna y Rafael Tomás Carvajal han planteado la necesidad de aplicar mayor rigurosidad en el cumplimiento de las leyes de la sociedad, y enfrentar la prédica de los antivalores que han roto los nexos de solidaridad tradicional.

Coinciden estos profesionales de la conducta humana, en la necesidad de estudiar el fenómeno de la delincuencia que se ha incrementado en el país, a partir de factores multidisciplinarios, no necesariamente creando estructuras que no funcionan, porque cada violencia tiene su manera de ser enfocada.

Y como elemento de primer orden, está el hecho de que el país fue atacado por la economía de la droga, que da riqueza ilegal y penetra todos los estamentos de la sociedad, “fenómeno al que no se le puso atención a tiempo, y hoy por hoy, detrás de cada uno de estos hechos de violencia hay algún afectado por las drogas”.

Al ser una medida recurrente de parte de las autoridades, hacer un patrullaje mixto para tratar de reducir el incremento de la delincuencia, no genera confianza en toda la población, pero se estima que debe mantenerse hasta tanto se puedan aplicar los mecanismos científicos realmente efectivos en el marco de la prevención del delito, en lugar de su persecución.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas