Hablan los hechos

Violaría la Constitución excluir a las bases de las grandes decisiones partidarias

La directriz de que los partidos políticos deben regir todos sus procesos bajo el principio de la democracia interna es de carácter constitucional, y por tanto inviolable.

En consecuencia, un mandato de la Constitución de la República Dominicana no puede ser desconocido por un estatuto subordinado como es el proyecto de Ley de Partidos que conoce el Congreso.

Con relación al significado de la democracia interna, implica que solo los inscritos debidamente en los partidos tienen el derecho y la responsabilidad de elegir a sus cargos orgánicos y a quienes figuren como candidatos en sus boletas electorales.

“Desconocer esta prerrogativa, y facultar a gente de afuera para que usurpe estas funciones, amén de violar la Constitución de manera flagrante, quebrantaría el principio de pertenencia y de asociación alrededor de un objetivo común”, significa el abogado constitucionalista, John Garrido.

Precisa que las leyes electorales y de partidos, así como los estatus de las organizaciones, necesariamente tienen que estar alineados con la Carta Magna, ya que de lo contrario son nulos de pleno derecho.

Los estatutos de entidades políticas tienen que ser elaborados con la participación de todos sus miembros activos, por lo que lo más pertinente es que surjan mediante la realización de un congreso y sean refrendados mediante consulta o referéndum, puntualiza.

Advierte que de ser impuesta una Ley que lleve a primarias abiertas contravendría la Constitución, por lo que probablemente motiven un recurso de nulidad ante el Tribunal Constitucional de parte de quienes abogan por el estricto apego a la carta fundamental.

En el PLD la tradición es consultar a las bases

Dentro del Partido de la Liberación Dominicana, desde su fundación por parte del profesor Juan Bosch y el grupo de dirigentes que le acompañaron, lo institucional es dejar en manos de las bases las grandes decisiones que afectan a la organización y al país.

Es por eso que el Congreso es el máximo organismo de dirección del PLD, y se realiza en modalidades de Ordinario, Extraordinario y Elector.

Para los lapsos entre Congreso y Congreso, el partido es dirigido por el Comité Central, que tiene una representación territorial y estructural de carácter nacional e internacional a través de las seccionales.

En tanto, la política de día a día en el PLD es llevada por Comité Político.

No obstante, cuando surgen propuestas desde el Comité Político o el Central, y que comprometan el orden estatutario o implican selección de candidatos, los Estatutos disponen que la propuesta será sometida a la aprobación de las bases para ser refrendada o rechazada.

De esta manera, siempre han sido las bases del PLD las que han legitimado diversas propuestas, durante Congresos Ordinarios, Extraordinario o Electorales, o mediante consultas directas.

Entre esas propuestas, podemos citar la de que el secretario general fuese elegido directamente en los congresos, en lugar de ser propuesto por el Comité Político y refrendado por el Comité Central.

Las bases del PLD siempre han tenido la responsabilidad de seleccionar a los candidatos presidenciales y a la casi generalidad de ofertas para las boletas electorales.

Ley de Partidos

La comisión especial de la Cámara de Diputados para el proyecto de Ley de Partidos acogió que sean las altas instancias partidarias las que decidan el método de elección de los candidatos a cargos electorales.

Mientras asumió esa propuesta, la comisión rechazó escuchar la opinión de los miembros de la Junta Central Electoral sobre la organización y supervisión de los procesos internos de los partidos.

Contrario a la tradición peledeísta, y de acuerdo a la propuesta de la comisión, el padrón a utilizarse en los procesos internos sería decidido por el máximo organismo de dirección de cada partido, agrupación o movimiento político.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas