Opinión

Constitución, reelección y el PLD

Mañana se cumplen 174 años desde la reunión dónde 30 dominicanos en San Cristobal, se unieron para la proclamación de nuestra Constitución. Desde su declaración, ha sido modificada en 40 ocasiones, 33 de ellas, directamente relacionadas sobre el tema de la reelección presidencial.

Todo lo que esté prohibido por la Constitución de la República tiene que ser respetado por el Partido de la Liberación Dominicana, pues este moderno instrumento es nuestro legado desde el año 2010. Ya hemos reiterado que el Tribunal Constitucional declaró inadmisible un recurso de inconstitucionalidad contra el artículo vigésimo transitorio, aprobado el 13 de junio del 2015, que prohíbe una nueva reelección del gobierno del actual presidente.

Fue declarado así en razón de que es imposible la inconstitucionalidad de la propia Constitución. Apuntemos nuevamente, que este transitorio fue propuesto por el Secretario General de nuestra organización como salida a la crisis partidaria del 2015, habilitarla sería una puñalada a la democracia.

En los países democráticos, el Estado de Derecho se rige por una Constitución, que es el compendio de leyes que ese Estado ha definido como sus leyes máximas, y las demás leyes que se dicten para garantizar la gobernabilidad, no deberán transgredir esta ley. Explicado sencillamente, podemos decir que el Estado de Derecho es la forma de organización política en la que el ejercicio del poder está subordinado a las leyes establecidas.

Ningún ciudadano, Institución u Organismo, sea cual sea, podrá estar por encima de la ley. Es un bien común que los ciudadanos estamos llamados a cuidar y respetar, porque sin esa obediencia, la vida en sociedad sería caótica, o caeríamos en una vorágine dónde no podamos diferenciar entre la voluntad “popular” o la del “Caudillo” o sus intérpretes.

Definitivamente, lo que diferencia la democracia de una dictadura no es la letra del texto, sino el respeto que suscita, en otras palabras, la observancia de las reglas del juego. La reelección presidencial está prohibida, y para que el compañero Danilo Medina pueda optar por un nuevo mandato hay que modificar la Carta Magna, cuando ya más del 70% de la población dominicana ha manifestado que se opone a esta intención.

La búsqueda de un tercer período presidencial consecutivo sería traumático para el país, pues aquí tenemos varios referentes negativos y así en América Latina, dónde se ha observado una tendencia a la modificación de los límites constitucionales para la reelección en aras de ampliar los horizontes temporales de los presidentes en ejercicio.

Crece un sentimiento y cada vez obtiene más fuerza, la base de nuestra organización política y la sociedad misma, espera que el compañero Danilo respete la Constitución y reitere lo que ha dicho varias veces, jurando por Dios: que no buscará reelegirse. En marzo del 2019 no hay nada que definir, todo está dicho.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas