Hablan los hechos

La Cumbre del G-20: Tensiones geopolítica y la guerra comercial

El G-20 es el principal espacio de deliberación política y económica del mundo, el cual reúne los 20 países mas ricos y desarrollados del mundo, que en conjunto representan el 66 % de la población mundial y el 85 % del PIB mundial. La instancia más importante del G20 se denomina Cumbre de Jefes de Estado que se reúne una vez por año, razón por la que a esta tambien se le identifica como la Cumbre del poder mundial.

La instancia más importante del G20 se denomina Cumbre de Jefes de Estado que se reúne una vez por año, razón por la que a esta tambien se le identifica como la Cumbre del poder mundial.

La Cumbre G-20 está compuesta por Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido, EE.UU y la Unión Europea. La presidencia del G-20 es rotativa cada año y cuyo eje temático central son las finanzas, la economía, el comercio mundial y la situación geopolítica global.

El G-20 se estableció en 1999, para reunir a las economías industrializadas y en desarrollo más relevantes y debatir cuestiones clave de la economía mundial. La conferencia inaugural del G20 se llevó a cabo en Berlín, del 15 al 16 de diciembre de 1999, organizada por los ministros de finanzas de Alemania y Canadá, aunque se concibió en Washington el 25 de septiembre de ese para dar una respuesta concreta a la crisis financiera de fines de los años 90.

La conferencia inaugural del G20 se llevó a cabo en Berlín, del 15 al 16 de diciembre de 1999, organizada por los ministros de finanzas de Alemania y Canadá, aunque se concibió en Washington el 25 de septiembre de ese para dar una respuesta concreta a la crisis financiera de fines de los años 90.

Luego de la crisis financiera mundial en 2008, el G20 cambió de formato e incluyó no solo la participación de los jefes de Estados y de Gobierno, sino también a representantes de las Naciones Unidas, del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial y del Foro de Estabilidad Financiera. Pero resulta que en septiembre de 2009 tuvo lugar la reunión de Pittsburgh, EE.UU, donde formalmente se decidió que el G20 reemplazara al otrora G-8 y de ahí en adelante enfocarse en lo concerniente a los planes de desarrollo mundial y esto es lo que explica el por que se tratan los temas del calentamiento global, geopolítica y las guerras comerciales.

Es importante resaltar que el G-20 incluye también a grandes economías emergentes, como China, Rusia e India, Argentina, Brasil y México, siendo estos tres últimos países los únicos de America Latina que forma parte de dicha Cumbre. En efecto, acaba de concluir la primera reunión del G-20 en la región al celebrarse en Argentina como pais anfitrión.

Es importante resaltar que el G-20 incluye también a grandes economías emergentes, como China, Rusia e India, Argentina, Brasil y México, siendo estos tres últimos países los únicos de America Latina que forma parte de dicha Cumbre.

La decimotercera reunión de la Cumbre del G-20 del poder mundial acaba de concluir en Buenos Aires, Argentina, y a quien correspondía presidencia anual, evento que tuvo un costo de unos 750 millones de pesos argentinos, equivalente a US$60 millones de dólares. El costo financiero de la Cumbre resulta un absurdo en virtud de que, en la actualidad, Argentina lidera los rankings regionales y mundiales mas negativos como pobreza, desconfianza y vulnerabilidad, al tiempo que es el miembro más inestable del grupo en la presente década y, de acuerdo con el Banco Mundial, ha caído en la posición vigésimo primera de la economía del mundo.

Hay que destacar que lo interesante de la Cumbre del G-20 es que reúne a las naciones más desarrolladas del planeta con los países que ya exhiben economías emergentes, pero tambien queda evidenciado que el mundo está en manos de unas pocas personas donde predominan criterios de espalda a las aspiraciones de la sociedad. Tal realidad se observa en las visiones contrapuestas que tienen muchos líderes del G-20 en temas tan cruciales como son la guerra comercial entre EE.UU y China, así como respecto al cambio climático, y que ambos resultan un riesgo amenazantes para la economía global.

La decimotercera reunión de la Cumbre del G-20 del poder mundial acaba de concluir en Buenos Aires, Argentina, y a quien correspondía presidencia anual, evento que tuvo un costo de unos 750 millones de pesos argentinos, equivalente a US$60 millones de dólares.

Pero resulta que dado que EE.UU y China representan el 40% de la economía mundial o, aún peor, las consecuencias del cambio climático, estas naciones concentran la atención de la Cumbre del G20 como si se tratara de una reunión bilateral y donde los demás no cuentan. En adición, se pondera que la Unión Europea también parece ir asumiendo que el “capitalismo de Estado” chino, con subvenciones directas o encubiertas a su tejido empresarial, vulnera las reglas de juego establecidas bajo las normas de la organización mundial del comercio, lo que agudizó las tensiones en esta Cumbre.

La Cumbre del G-20 de Argentina 2018 parecía una reunión entre sordos e indeseables que se mostraban indiferentes a los temas mas sensibles del planeta, donde nadie ponía atención a lo que su igual trataba. Pero el personaje más indeseable de la cumbre fue Mohamed Bin Salman, hombre fuerte del régimen saudí, máximo responsable de la atroz guerra en Yemen y claramente implicado en el secuestro, tortura y asesinato en Turquía del periodista Saudí Jamal Khashoggi.

La Cumbre del G-20 de Argentina 2018 parecía una reunión entre sordos e indeseables que se mostraban indiferentes a los temas mas sensibles del planeta, donde nadie ponía atención a lo que su igual trataba.

A pesar de las discrepancias entre los líderes del G 20, se logró la firma a unanimidad de un documento final llamado “Construyendo consenso para un desarrollo justo y sostenible” e incluye treinta y un puntos. Este documento gira en torno al comercio internacional, el cambio climático y la protección del medio ambiente, el cambio tecnológico y la lucha contra la corrupción.

Tambien se trazaron objetivos en educación, salud, igualdad de género y protección laboral, los cuales tienen como sustentación crear mecanismo para construir consensos y mejorar las reglas internacionales para enfrentar los cambios mundiales. En igual dirección se destacan reformar la OMC, impulsar un plan de acción contra la corrupción y el conflicto de intereses de cara al 2019-2021, que la deuda pública de los países sea sostenible, fortalecer la seguridad financiera mundial a través de la revisión de los programas y la política de límites de deuda del FMI, promover la formalización laboral y sistemas de protección social fuertes, promover acciones para erradicar el trabajo infantil, el tráfico de personas y la esclavitud moderna, implementar el acuerdo de Paris para el cambio climático, lograr sistemas de energía más limpios y acabar con el HIV/SIDA, la tuberculosis y la malaria.

Una cumbre con enunciados y sin compromisos!!!!.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas