Opinión

Juan Bosch siempre

El domingo 30 de este mes se cumple un nuevo aniversario del nacimiento de Juan Bosch, a quien el autor de esta columna ha llamado siempre, aun en vida, el gran maestro político dominicano y de América, y en el panegírico que leímos delante de sus restos en la Casa Nacional del Partido de la Liberación Dominicana, concebido, organizado y dirigido por él hasta el momento de su muerte, lo señalamos en la presencia de la dirección en pleno del PLD, como el presidente moral eterno de la República Dominicana.

Ahora, al cumplirse el décimo octavo aniversario de su muerte, el personaje histórico de Juan Bosch está mucho más allá de lo que pensábamos que podía llegar no solamente como escritor, sino fundamentalmente como político y maestro de esta llamada ciencia y arte en la vida de los seres humanos.

Junio es el mes inmediatamente después del 30 de mayo, hace 58 años que fue ajusticiado Rafael Trujillo Molina, quien gobernó República Dominicana durante 31 años, a quien Juan Bosch combatió, con más vigencia desde que se ausentó del país en el año de 1937, estableciéndose en Puerto Rico primero y en Cuba después, cuando fue a editar las obras completas de Eugenio María de Hostos y convirtiéndose a partir de entonces, en un proceso de más de 20 años, en una de las grandes figuras de la literatura hispanoamericana.

La personalidad de Juan Bosch en los finales de la década de 1950, era admirada y respetada en el escenario internacional hispanoamericano, como un gran maestro del género del cuento, que tuvo la distinción de ser llamado maestro por Gabriel García Márquez, colombiano autor de “Cien años de soledad”. Ninguna de las grandes figuras de la literatura o la intelectualidad dominicana tiene el crédito de Juan Bosch y ninguno de los que, en principio, en un plano de aparente igualdad con Bosch combatieron la dictadura de Rafael Trujillo Molina, recibió el reconocimiento y la invitación que hizo Trujillo al profesor para que volviera a su patria y poner sus conocimientos y prestigio al servicio de la educación.

¡Qué grande fuiste Juan Bosch!, ahí están en la colección auspiciada por el gobierno del PLD que presidió el compañero Leonel Fernández Reyna, los XLII tomos que recogen tu obra literaria; que el autor de esta columna ignora, como debe ser, si están en todas las bibliotecas de los liceos secundarios o de las universidades particulares o privadas, para que al leerlas sirvan todo lo que escribiste para elevar el conocimiento y la cultura del pueblo, a quien le serviste con tanta devoción, honestidad, principios y valentía durante más de 50 años.

Junio, como hemos afirmado en ocasiones anteriores, es un mes de extraordinaria importancia en la historia del pueblo dominicano porque fue en junio de 1865, que se retiraron de nuestro país las tropas españolas derrotadas por el pueblo dominicano, en el doloroso y trágico episodio de la anexión a España; y muchos años después el mes en el que se terminó de manera definitiva, el retiro de las tropas militares estadounidenses al finalizar aquel doloroso episodio también, de la intervención que se inició en 1916. ¡Gracias eternas Juan Bosch! que el autor de esta columna en un gesto atrevido te las expresa, en nombre de la inmensa mayoría del pueblo dominicano.

Te recordamos ahora en junio del año 2019, cuando todavía gobierna a nuestro pueblo el Partido de la Liberación Dominicana.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas