Opinión

“12 de julio Día de Regocijo y de Conmemoración Patriótica”

El 12 de julio, se cumplen 95 años de la salida del territorio nacional de las tropas del ejército de los Estados Unidos.

Este acontecimiento puso el fin a la oprobiosa intervención, que durante ocho años, mancilló la soberanía nacional, a partir de noviembre de 1916.

Esta fecha se enmarca entre las fechas patrias dominicana, la Ley número 50, del 22 de Julio de 1963 aprobada, durante el gobierno de Juan Bosch, declara el día 12 de julio como “Día de Regocijo y de Conmemoración Patriótica”.

Desde sus inicios la ocupación norteamericana, tuvo la oposición de amplios sectores nacionales, siendo enfrentada fervor con las armas y la lucha cívica.

Los patriotas fueron perseguidos y encarcelados de manera sistemática, siendo sometidos a vejámenes y torturas, nunca vistos en el país.

Dos eventos cargados de épica simbólica nos muestran el arrojo y coraje de la resistencia de los dominicanos a tal ignominia; constituyendo un ejemplo del valor del pueblo dominicano. Un joven de 17 años, Gregorio Urbano Gilbert tomó la determinación de oponer resistencia individual al desembarco de las tropas extranjeras, armado de un revólver calibre 32 y un cuchillo, se dirigió al muelle en San Pedro de Macorís y al grito de ¡Viva la República Dominicana!descargó su revólver sobre un grupo de oficiales que ponían pies en suelo dominicano.

El 3 de julio de 1916,en el cerro de la Barranquita,Laguna Salada, Valverde; una columna compuesta por 80 hombres con escasas armas, al mando del Gral. Carlos Daniel y el Capitán Máximo Cabral, hicieron resistencia heroica al ejército invasor que avanzaba desde Montecristi hacia Santiago,enfrentaron al invasor, a sabiendas que era una lucha desigual, pero necesaria.

La resistencia armada permanente, fue asumida por los llamados gavilleros, una forma de resistencia popular, constituidos en núcleos guerrilleros, que se levantaron contra la ocupación, estaban integrados mayormente por campesinos y trabajadores de las zonas rurales Se crearon organizaciones cívicas como la Junta Patriótica de Damas y las asociaciones de Jóvenes Dominicanos.

La Unión Nacional Dominicana, aglutinó a los intelectuales que expresaron un contundente rechazo a la misma, desde la tribuna, con manifiestos escritos en revistas, periódicos, volantes, encuentros patrióticos en plazas y ateneos y logias; para reclamar y exigir el retiro de las tropas norteamericanas del país y el regreso a la soberanía dominicana.

En estas actividades tuvieron destacada participación las Maestras Normales Ercilia Pepín Estrella y Luisa Ozema Pellerano, la médico Evangelina Rodríguez, los hermanos Henríquez y Carvajal, Américo Lugo, Emiliano Tejera, Fabio Fiallo, Federico García Godoy, Enrique Apolinar Henríquez, César Tolentino, entre otros.

El 12 de julio es una fecha que recuerda un hecho histórico trascendente que es necesario analizar para justipreciar su significado y reconocer el valeroso esfuerzo y el noble sacrificio del patriotismo dominicano que tras ocho años de una numantina resistencia lograron restaurar por segunda ocasión la soberanía nacional.

Ese mismo día como muestra de júbilo y orgullo nacional, a la una de la tarde en la Fortaleza Ozama, en presencia de una gran multitud fue bajada la bandera extranjera e intestada, la insignia tricolor, que nos legó Juan Pablo Duarte

últimas Noticias
Noticias Relacionadas