Hablan los hechos

América latina: entre la riqueza y la pobreza

Los organismos de la comunidad internacional han establecido de manera concluyente que América Latina es la región con las mayores desigualdades del planeta, pero a su vez, es la región donde las fortunas de los multimillonarios han crecido mas rápido durante el último lustro a un ritmo anual de 21%, equivalente a una cifra seis veces superior al PIB de la zona latinoamericana. Tal expansión de la fortuna privada está relacionada con a la debilidad de los sistemas tributarios prevaleciente, fruto de que el 10% más rico de la región posee el 71% de la riqueza y tributa tan solo el 5,4% de sus ganancias.

Pero es que los multiplicadores de fortunas en algunos países, principalmente el estrato de mayores ingresos, a penas paga por concepto de impuesto entre el 1% y el 3% de sus ingresos brutos, mientras que en el resto de países la contribución aportada gira alrededor del 10%. Sin lugar a dudas, tal situación explica está por la inequidad socioeconómica que para el 2017 establecía que 43 personas concentraban la misma riqueza que 38,000 millones de habitantes en este planeta, en tanto, para el 2018 se concentraba en casi la mitad, es decir, 23 personas, explicando esto los altos desigualdad económica predominantes en la región.

En América Latina la distribución y concentración de las grandes riquezas está ubicada en seis países de la región, como son Brasil, México, Chile, Argentina, Colombia y Perú, siendo la fortuna más elevada para un mexicano con una riqueza de US$64.000 millones, es decir, una desigualdad en la ubicación de riquezas por países

En América Latina la distribución y concentración de las grandes riquezas está ubicada en seis países de la región, como son Brasil, México, Chile, Argentina, Colombia y Perú, siendo la fortuna mas elevada para un mexicano con una riqueza de US$64.000 millones, es decir, una desigualdad en la ubicación de riquezas por países. Cuando se observa donde se originan las riquezas de los multimillonarios en la región esta tienen como denominador comun que se producen de los sectores como las telecomunicaciones, la banca, la tecnología y la minería, la con una tendencia en los servicios.

Según el Banco Mundial los países más ricos de América Latina son Chile, con unos US$ 22.800 per cápita, Panamá, Uruguay, Argentina y México con US$ 17.000 per cápita, en ese orden. Esto resulta asimétrico, cuando se examina que en América Latina el total de personas con fortunas superiores al millón de dólares ascendía, a finales del 2018, a 458 mil 443, de los cuales mil 782 cuentan con un patrimonio neto ultra-alto por poseer más de 50 millones de dólares, y 161 de ellas acumulaban riquezas superiores a los 500 millones de dólares.

En el transcurso del primer semestre del presente 2019 en América Latina, mientras en los últimos años los milmillonarios han experimentado un aumento de su riqueza, la pobreza extrema ha continuado creciendo de manera acelerada, alcanzado su nivel más alto desde 2008 y afectando a 62 millones de personas, equivalente al 10,2% de la población

Las turbulencias económicas que han venido afectado en América Latina en las últimas dos décadas reflejan un rezago en la creación de fortuna, la cual se expresa en un menor ritmo de crecimiento para la región ya que la población millonaria de América Latina que se esperaba que aumentaría en un 54% para 2022, tan solo podría alcanzar un 28%, lo que significa la segunda tasa de crecimiento más baja en relación a otras regiones del mundo. Aunque las fortunas multimillonarias no registren aumento significativo, la riqueza sigue mal repartido prácticamente toda América Latina, y que muchos habitantes de estos países no se beneficiaron de haber sido sus países los que más aumentaron su riqueza en el pasado.

A la Luz de la verdad, América Latina es un continente rico con mucha gente pobre y muy pobre, lo que obliga a la interrogantes ¿De qué ha servido tener gigantescos yacimientos de petróleo, de oro y plata, cobre, estaño y azufre, en fin, la infinita riqueza del suelo, el calor de nuestro sol, la generosidad de nuestros trópicos, nuestro azúcar, nuestro café, nuestro cacao, nuestras bananas, nuestro tabaco y la inmensidad de nuestros litorales y la belleza de nuestras playas? ¿De qué nos ha servido ser dueños de buena parte de las materias primas de las que dependen los países industrializados si nos siguen comprando barato nuestro azúcar?

En America latina la fortuna acumulada de los milmillonarios asciende a 414.000 millones de dólares, significando un monto mayor al PIB de casi todos los países de la región, con excepción de Brasil, México y Argentina

En el transcurso del primer semestre del presente 2019 en América Latina, mientras en los últimos años los milmillonarios han experimentado un aumento de su riqueza, la pobreza extrema ha continuado creciendo de manera acelerada, alcanzado su nivel más alto desde 2008 y afectando a 62 millones de personas, equivalente al 10,2% de la población. Sin embargo, los hechos evidencian que en los últimos 3 años, la fortuna de los milmillonarios ha aumentado en un 10%, es decir, 36.000 millones de dólares, mientras el 20% más pobre de la población, que equivale a 130 millones de personas, ha visto aumentar sus deudas.

Es cierto que se ha registrado un aumento significativo del Producto Interior Bruto de América Latina y que se duplicó su riqueza durante el periodo 1999-2018, el cual pasó de 3,769 billones de dólares a 6.027 billones de dólares, pero esto no se ha traducido en una reducción sustancial de la pobreza, fruto de que en los últimos 20 años América Latina ha vivido crisis económicas, políticas, de divisas

En America latina la fortuna acumulada de los milmillonarios asciende a 414.000 millones de dólares, significando un monto mayor al PIB de casi todos los países de la región, con excepción de Brasil, México y Argentina. En adicion, se ha logra descubrir que el 10% de los más ricos paga solo un 4,8% de impuestos sobre la renta, en vez de pagar en promedio un 28%, lo que supone que con el dinero que las empresas dejan de pagar cada año por beneficios fiscales en el impuesto sobre la renta, se podría contratar a 93.000 médicos en Guatemala o 349.000 en Brasil, construir 120.000 viviendas en República Dominicana o 70.000 en Paraguay, y contratar a 94.000 docentes en Bolivia o 41.000 en El Salvador.

Es cierto que se ha registrado un aumento significativo del Producto Interior Bruto de América Latina y que se duplicó su riqueza durante el periodo 1999-2018, el cual pasó de 3,769 billones de dólares a 6.027 billones de dólares, pero esto no se ha traducido en una reducción sustancial de la pobreza, fruto de que en los últimos 20 años América Latina ha vivido crisis económicas, políticas, de divisas. Otro factor relevante es que en la región las 32 personas más ricas poseen la misma riqueza que el 50% de las personas más pobres, al mismo tiempo, el 10% con más dinero en la región acapara el 70.8% de la riqueza y el patrimonio y el 1% posee el 41% de la riqueza.

Noticias Relacionadas