Opinión

Atmósfera de violencia

Con ojos, oídos, corazón y pensamiento sincronizados con la realidad y el sentir de un sector amplio y mayoritario del espectro social dominicano, contemplo y analizó con preocupación, algunos hechos aparentemente aislados, que vienen dándose de forma reiterada en el quehacer cotidiano, en las dos primeras décadas del siglo XXI.

Veamos algunas muestras representativas de tales acciones: a) Un ex marido de una joven madre declara, sin tapujos, ni arrepentimiento, que acostumbraba tener relaciones sexuales violentas con la hoy fallecida procreadora de dos hijos. La infortunada buscó asistencia médica de emergencia en un centro de salud cercano, debido a un fuerte dolor en la parte baja del vientre. Tras una infructuosa espera y ante un dolor desesperante optó, para desgracia suya, por regresar a su hogar. Una vez en casa, el malestar se hizo más intenso, hasta casi perder el conocimiento. Fue necesario llamar al servicio de ambulancias del 911 a fin de trasladar a la desafortunada dama a la emergencia de un hospital en donde falleció.

Los estudios de autopsia mostraron evidencias de un shock séptico, a consecuencias de una peritonitis, debida a una laceración reciente en la unión del ano con el recto. Esta violencia que se inició en el orificio anal y que concluyó perforándole el intestino, hasta conducir a la occisa a un proceso que se tornó mortalmente irreversible.

La disgregada y saturada población contempla con parsimonia estos hechos, en apariencia aislados, pero que se repiten con frecuencia en los grupos humanos más vulnerables. ¿Es natural, saludable y recomendable que las parejas heterosexuales sostengan relaciones sexuales cotidianas sodomitas violentas? ¿Es comportamiento humanista la inacción de un centro de salud ante la urgente necesidad de atención requerida por una adolorida mujer? ¿Acaso está bien mirar con pasividad todas estas aberrantes actuaciones hasta que su frecuencia reiterativa las tornen “naturales”? Es hora de tocar con fuerza el clarín para que todo el mundo lo oiga y reaccione con un no rotunda a ese estado de cosas.

b) Una adolescente de 20 años embarazada a término, ingresa a una maternidad en labor de parto. Es atendida y al siguiente día muere en la cama del mismo hospital. Los facultativos que la asistieron lucen asombrados pues todo transcurrió “normal” de acuerdo con el expediente clínico. La autopsia reveló una reciente infección puerperal con shock terminal, a consecuencia de una infección presente en el canal del parto. ¿Cómo era la calidad de las atenciones prenatales y muy en especial durante la última semana de chequeo del curso del embarazo de la infortunada?

c) ¿Chequeamos las redes sociales para enterarnos, sin asombro para nadie, que las noticias que suelen tornarse virales son las escenas de violencia, los comportamientos antisociales y otras extravagancias por el estilo? Mucha gente parece estar acostumbrándose a ese modelo de información general. Ya dejaron de ser noticia los atracos, a plena luz del día en zonas habitadas y ante la presencia de múltiples testigos, quienes prefieren mirar hacia otro lado, al tiempo que aceleran el paso para alejarse del lugar.

Podemos no solo mejorar sino cambiar el modelo de sociedad vigente. Es posible transformar el aberrante modelo imperante.

Proponemos una estrategia de educación nacional contra todas las formas de violencia, a favor de la paz y una sana convivencia. La implementación del modelo de atención primaria en salud. Producir más y mejor para el beneficio y disfrute de todos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas