Opinión

Juan Bosch: el rostro del maestro

Desde este miércoles, 25 de septiembre, hasta la noche de hoy, viernes 27, permanecerá abierta al público, la Expo-colectiva Juan Bosch: El Rostro del Maestro, en homenaje al escritor y expresidente de la República, en ocasión de conmemorarse los 56 años del golpe de Estado contra su gobierno en 1963, es decir, contra la democracia dominicana; y por el 110 aniversario de su nacimiento en La Vega, en 1909.

La Expo-colectiva se presenta en la Sala Juan Bosch, en el tercer nivel de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, con la participación de 33 pintores y 40 obras. Además de la BNPHU y el Ministerio de Cultura, organizan la muestra la Fundación Juan Bosch y la Fundación Educativa Hostosiana Dominicana.

Llama la atención en esta Expo-colectiva, la participación de distintas generaciones de artistas, quienes exponen expresiones matizadas por visiones particulares y sellos epocales.

En el texto que escribió para el catálogo de la muestra, el escritor y crítico de arte Abil Peralta Agüero, afirma que “se destacan las personalidades y expresiones de artistas consagrados como Rosa Tavárez, Ángel Haché, Miguel Núñez, Roque Gómez y Manuel Toribio, junto a pintores emergentes y establecidos con notable trayectoria como Fernelly Lebrón, Yi-yoh Robles, Pedro Pablo Méndez, Pedro Veras, entre otros.

“Todos han definido y expresado sobre superficies diversas la percepción imaginática con plena libertad creadora, unos, los que fueron testigos y los que descubrieron la imagen y la personalidad de Juan Bosch a través de su obra narrativa y su poderosa personalidad política; ambos núcleos son de la urgencia emocional y espiritual de su imaginación para configurar, según su sensibilidad y dominios plásticos estructurales del retrato, el Juan Bosch que han sentido en la perceptibilidad retiniana de su cerebro y en el laboratorio de su imaginación, cuyo fin último es legarle a la iconografía dominicana un repertorio de obras donde ha primado la plenitud de la libertad creativa y la carga de dignidad humana que como heredad nos dejara Bosch, el Maestro de la democracia dominicana y de las letras hispanoamericanas, para que continuemos la ruta de seguir construyendo una Nación, no de sueños, sino urgencia para su protección y defensa siempre.

De este grupo de creadores, unos han centrado su discurso visual para validar técnica y estilísticamente el parecido, y otros en enfatizar el perfil psicológico de la personalidad, firmeza moral y carácter de este hombre tan esencial en e l cuerpo de la historia del pueblo dominicano”.

La Biblioteca Nacional y las demás instituciones que han organizado Expo conciben a Bosch como pieza fundamental del patrimonio de la República Dominicana, y fuente inspiradora de la identidad nacional.

El pueblo dominicano lo ha reconocido y homenajeado siempre, por sus aportes supremos al país, a través de la literatura, el ensayo político y socio-histórico, así como por una vida dedicada a las luchas en favor de la libertad, la democracia, el desarrollo y la justicia social; en fin, la dignidad humana.

Esos homenajes se han expresado en momentos especiales: primer presidente elegido democráticamente luego de treintaiún años de tiranía, el movimiento cívico-militar de 1965, expresión de la voluntad popular, que se propuso reponerlo en el poder y restituir la Constitución de Abril que se dio el pueblo en 1963; y todas las muestras de apoyo expresadas en tantos episodios nacionales. A ello se agrega el reconocimiento internacional a su obra y a su vida.

En las imágenes sobre el Maestro expresadas por los artistas, se sienten su carácter y reciedumbre moral. Recuerdan sus palabras tras el golpe militar, en su confinamiento en el Palacio Nacional:
“Ni vivos ni muertos, ni en el poder ni en la calle se logrará de nosotros que cambiemos nuestra conducta. Nos hemos opuesto y nos opondremos siempre a los privilegios, al robo, a la persecución, a la tortura. (…).

“Los hombres pueden caer, pero los principios no. Nosotros podemos caer, pero el pueblo no debe permitir que caiga la dignidad democrática.

Juan Bosch, maestro de la literatura y de la política, ha afirmado que su vocación primera fue ser escultor. Fue proverbial su relación con escritores y artistas del país y el mundo. La más conocida de todas fue la amistad entrañable con Oswaldo Guayasamín, considerado el Picasso de América.

Gracias a los artistas e instituciones, así como al curador de la muestra, Abil Peralta Agüero, que han asumido el homenaje con la mayor entrega y pasión, para hacer realidad esta Expo-colectiva Juan Bosch: El Rostro del Maestro, destinada especialmente a los jóvenes y a los estudiantes, considerados por el Profesor la reserva del porvenir.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas