Opinión

PLD invencible

Por Euclides Gutierrez Felix

En numerosas ocasiones, no tenemos presente la cantidad, hemos recordado no solamente en las páginas de “ ¨Crónica del Presente”, sino en infinidad de entrevistas radiales y televisivas que el autor de esta columna tiene un conocimiento histórico bastante profundo y con invariables matices de la personalidad del pueblo dominicano.

El conocimiento adquirido en términos sociológicos de nuestra nación es, desde luego, el estudio por más de 60 años de sus orígenes, de su desarrollo y formación definitiva, obligado por haber ejercido desde los 15 años de edad el magisterio como maestro de alfabetización hasta las aulas universitarias. A esos conocimientos se agregó el estudio y la lectura permanente de ese libro extraordinario de Juan Bosch, el gran maestro político dominicano y de América, titulado “Composición social dominicana” que fuimos distinguidos y honrados por su autor para presentarlo públicamente hace más de 30 años.

La mayoría de las decisiones y acciones que toman la parte más sensible de nuestra población, no nos sorprende, como no nos ha sorprendido, la renuncia del presidente del PLD, el excompañero Leonel Fernández Reina, acompañado de un significativo grupo de dirigentes de los más altos niveles del partido y de todos sus organismos, hasta los comités de base. Seríamos irresponsables y mentiríamos si negáramos la preocupación que esa decisión nos ha causado, así como a la gran mayoría de los dirigentes de los más altos organismos del partido. Como también a compañeras y compañeros de todos los niveles de la organización. Pero esa decisión no se pudo impedir y ahora debemos seguir y decir: “¡A lo hecho, pecho!”.

El Partido de la Liberación Dominicana, en la realidad histórica, política y presente, es invencible, y la renuncia de las compañeras y compañeros, siguiendo a Leonel Fernández Reina, ha sido ya subsanada, con mucha prudencia y criterio político.

Ahora que nuestros adversarios, que tradicionalmente nos han combatido y combatido e irrespetado a esa figura inmensa de la historia contemporánea que es Juan Bosch, en incuestionable comportamiento oportunista, que no corresponde absolutamente a la verdad ni a buenas intenciones, quieran tomar ahora el nombre del fundador y organizador del PLD, para criticar a las compañeras y compañeros que hemos permanecido en las filas de nuestro partido, convencidos que en sus manos, solamente en sus manos, está el presente y el futuro del pueblo dominicano.

Conocedores y conscientes de esa realidad los miembros y militantes del PLD han iniciado un proceso de reorganización que en su primera etapa ha reunido a miles de militantes, cuya presencia ha mostrado que quienes se fueron, apenas, tal vez llegan a 500 personas, reducido número de militantes, que han sido encabezados por apenas seis miembros del Comité Político, del Comité Central, de cuyas filas no llegan a cien los que desertaron.

Los gobiernos del PLD que se iniciaron en 1996, con la excepción de los cuatro años del 2000 al 2004, han desarrollado y modernizado la sociedad dominicana, elevando notablemente su capacidad de producción y modernizando, revitalizando el sistema de educación, el aspecto de la salud y quintuplicando, tal vez más, su capacidad productiva, a la que se suman otros sectores, entre los cuales está en primer lugar el turismo. Este pueblo, valiente combativo y consciente de los pasos que debe dar en el presente y en el futuro, en el orden político, no cambiará nunca al PLD que es un Partido invencible.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas