Opinión

La Cultura Política Peledeista Guía y Base para la Acción Transformadora

El profesor Bosch entendió que para tirar abajo las viejas estructuras económicas, políticas y sociales que oprimen y marginan a la mayoría en República Dominicana era necesario construir un nuevo sujeto político con características ejemplares, que fuera capaz de negar con sus actos y discursos los valores que sustentan el caduco armazón en el que se basa el actual estado de cosas. Para crear esa pieza nueva; al artesano le hacía falta un taller, por eso funda el PLD.

42 años de arduas luchas han perfilado al ser peledeísta. El PLD ha construido una cultura política propia, gracias a ella se ha destacado, diferenciado y distinguido en el ambiente político social dominicano.

Al peledeísta lo ha caracterizado la fraternidad, ya que tiene por mandato reconocer en el compañero de lucha a un hermano al que debe respeto y consideración.

Los enemigos naturales del PLD han sido desde su fundación hasta la fecha: la pobreza, la desigualdad, la falta de institucionalidad democrática, la injusticia social y el escaso compromiso con el progreso de la oligarquía dominicana.

Con la aprobación de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo el PLD muestra la visión de Nación a largo plazo que tiene, con la cual se aspira a alcanzar para el año 2030 lo siguiente:

República Dominicana es un país próspero, donde las personas viven dignamente, apegadas a valores éticos y en el marco de una democracia participativa que garantiza el Estado social y democrático de Derecho y promueve la equidad, la igualdad de oportunidades, la justicia social que gestiona y aprovecha sus recursos para desarrollar la forma innovadora, sostenido.

En esta Ley se establece que las políticas públicas dirigidas a la consecución de la Visión País de largo plazo fomentan y refuerzan los valores compartidos por la Nación dominicana que propician la convivencia pacífica, la cohesión social, el espíritu de superación personal y el desarrollo colectivo. Estos valores son: honestidad, trabajo, respeto, educación, solidaridad, honradez, responsabilidad, justicia y buen gobierno.

Si el PLD quiere cumplir con los objetivos estratégicos trazados, no puede actuar como un Partido populista/clientelista. Debe reafirmarse en su conducta primigenia y combatir esta cultura política que aleja a los dominicanos del progreso social y la equidad.

No es tarea fácil sobreponerse a los usos y costumbres de lo que nos rodea, a pesar de ello el PLD tiene la obligación de retomar su génesis y desvincularse de los valores, sentimientos y emociones impropias de militantes de nuestra organización que aspiran a una sociedad de la que nos sintamos orgullos.

Bosch en uno de los folletos de Organización y Disciplina dice que “Uno termina siendo lo que hace”; si usted tiene un discurso y una conducta populista clientelista asumirá esos valores y no podrá servir a la causa de la Liberación Nacional.

Evitemos asumir el lenguaje, los modos y las formas de actuar de aquellos que defienden el orden político establecido que tanto dolor, atraso y desolación le ha causado a nuestro país.

El poder político es la vía para cumplir los objetivos estratégicos de nuestra organización: construir el Estado Democrático, Social y Solidario de Derecho.

Hoy más que nunca es necesario apegarnos a los valores que hicieron del PLD, un Partido único en América guiado por principios Boschistas, sin abandonar nuestros ideales, reafirmando nuestro compromiso con la Revolución Democrática.

No estamos llamados a distraernos en el camino de los objetivos a lograr ya que eso haría esperar más a nuestros hermanos que viven en la pobreza.

Ellos cada día que pasa van perdiendo la esperanza en un mundo mejor. Nuestra sociedad tiene grandes retos de equidad con grandes injusticias y desequilibrios.

Para crecer y lograr el desarrollo de la nación hay que propiciar una mayor equidad, distribución del ingreso y la igualdad de oportunidades. Solo así y no de otro modo mejoraremos los índices de desarrollo humano y alcanzaremos los Objetivos de desarrollo Milenio.

No habrá Revolución Democrática sin Demócratas y sin Revolucionarios que la hagan posible.

“Los luchadores que no saben porque luchan son fáciles de confundir y de vencer”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas