Opinión

Institucionalidad

Aunque parezca contradictorio, pero resulta más fácil gobernar y dirigir un país grande y desarrollado como los Estados Unidos, que uno pequeño y en vía de desarrollo como la República Dominicana.

Esta dicotomía se produce por el bajo nivel de institucionalidad y la falta de cumplimiento de las leyes y normas que se verifica por parte de los ciudadanos y ciudadanas que habitan en esos países subdesarrollados. Eso en cambio, no pasa en un país desarrollado con institucionalidad fuerte.

Pongo sobre la mesa esta discusión por lo difícil que veo que resulta el conducir este pueblo de mis amores y mis dolores a pesar de los infinitos esfuerzos que realizan los gobernantes y sus gabinetes en la sagrada misión de gobernar.

Por ejemplo, este es un país difícil de gobernar, porque los intereses, las mafias y los carteles, han hecho de él, sus leyes y Constitución; un rehén con pocas posibilidades de avanzar con celeridad hacia la institucionalidad y la justicia social deseada.

Aquí cualquiera colectivo o carajo a la vela impiden la educación a millones de niños y niñas, de igual manera, se le niega la salud a centenares de miles de ciudadanos a través de huelgas, paros, y maniobras indeseables y, todo bien!

En el momento menos esperado, la gente de a pie, amanece sin servicio de transporte, salud, clases en las escuelas, sin luz eléctrica, agua potable, sin empleo, en violación a ley y nadie dice nada. Es como si asistiéramos sin inmutarnos al reino del desorden y el chantaje.

Esto es una situación inaceptable, este país debe de una vez y por todas dar el salto hacia la decencia, institucionalidad y respeto a las leyes como única forma de avanzar y progresar.

Un país que tenga como meta superar el subdesarrollo no puede estar de manera constante en una confrontación permanente y un desconocimiento acomodaticio de las leyes y la Constitución de la República! por el amor de Dios!…

últimas Noticias

Noticias Relacionadas