Opinión

Para que cuota femenina, ellas merecen más

Pese a la existencia de una cuota por ley para la participación de la mujer en los cargos de elección popular son muchas las dificultades que tienen que enfrentar, primero para lograr su colocación y luego ganar en unos procesos que tienen que competir contra la malicia de los hombres. En el caso de las diputaciones, en ocasiones logran sus colocaciones pero los hombres las aplastan en las elecciones.

La cuota de la mujer se inició con 25 por ciento en el caso de los diputados y regidores y luego paso a ser un 33 en las elecciones del 2010, y para las próximas elecciones las organizaciones de la sociedad civil están pidiendo la paridad, o sea 50 por ciento hombre y 50 por ciento mujeres.

Al parecer los sectores que proponen esa idea están basándose en que la Constitución Dominicana del 2010 establece la paridad entre mujeres y hombres al señalar en el artículo 39, que “el Estado debe promover y garantizar la participación equilibrada de mujeres y hombres en las candidaturas a los cargos de elección popular para las instancias de dirección y decisión en el ámbito público, en la administración de la justicia y en los organismos de control del Estado”.

Sin embargo bastaría con un vistazo al congreso Nacional para darse cuenta que los avances de la mujer dominicana en la política no depende de una ley que asigne cuota; tenemos un número inferior de mujeres en comparación con los hombres en la Cámara de Diputados y ese número es más pequeño en el Senado. En la Cámara Alta la Mujer que logra un escaño no entra por una cuota porque los partidos políticos no presentan la boleta tomando en cuenta la ley, para ello la Junta Central Electoral debía exigir que el 33 por ciento de esos puestos sean colocaran mujeres.

En el caso de las alcaldía se da cumplimiento de la ley de cuota femenina porque la Junta Central Electoral aprobó una resolución para que las propuesta cumplieran con el mandato de la ley y al no aplicarse el voto preferencial, sino el sistema de lista, la colocadas tienen un porcentaje alto de salir y aun así en el proceso pasados muchos partidos presentaron sus candidaturas violando la ley que asigna el 33 por ciento a las mujeres y para corregirlo colocaron las esposas y hermanas, Por eso tenemos diputadas y regidores que entraron en sustitución de sus esposos que eran dueño de la curul.

En el 1994 en el nivel municipal el porcentaje fue de 14.4 por ciento de las mujeres de los regidores electos, cifra que paso a un 24 por ciento en las elecciones de 1998, mientras que en 2010 el porcentaje se elevó a 33.3 por ciento.

En el caso del Senado y los alcaldes, los bajos niveles de avances son muy evidentes, pocas mujeres son colocadas como candidatas a Senadoras y Alcaldesas. En el caso de la Cámara Alta no se aplica porcentaje en la colocación y en los Ayuntamientos generalmente las mujeres son colocadas como vicealcaldesas, un invento de José Francisco Peña Gómez para resolver las confrontaciones que se daban en el Partido Revolucionario Dominicano por las candidaturas y esta posición luego fue tomado como un espacio para dar participación a las mujeres, pero en la práctica es un cargo sin funciones en todos los ayuntamientos del país.

En los gobiernos del Presidente Joaquín Balaguer algunas mujeres tuvieron posiciones importantes. En su primer periodo en 1966 designo en las gobernaciones a mujeres.

Pero en la historia política dominicana las mujeres que han alcanzado posiciones de nivel no han necesitados ser llevada a través de una cuota, hay decenas de casos que se pudieran enumerar, pero solo citaremos algunos, Milagros Ortiz Bosch, Senadora del Distrito Nacional, Secretaria de Estado de Educación, Vicepresidente de la Republica, Margrita Cedeño de Fernández dos veces vicepresidente de la Republica; Cristina Lizardo, Diputada, Senadora de la Provincia Santo Domingo y Presidente del Senado.

Alejandrina German, miembro del Comité Político del PLD, Secretaria de Estado de la Presidencia, ministra de la Mujer, de Educación, y de Educación Superior, Licelott Marte de Barrios, secretaria de Estado de Finanzas, Presidente de la Cámara de Cuenta, Vice Canciller, Diputada y Presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo.

Aunque pueden lograr más hay que reconocer que la mujer dominicana ha tenido muchos avances en la política si partimos de que fue a partir de 1942 cuando se le permitió ejercer el derecho al voto.

Los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana han contribuido al desarrollo y crecimiento de la mujer dado oportunidad y participación en diferentes áreas del Estado, “en el periodo 1996-2000”, que encabezo el doctor Leonel Fernández Reyna se creó la secretaria de Estado de la Mujer, actualmente convertida en el Ministerio de la Mujer.

Las mujeres tienen aún una tarea pendiente, que es ocupar las posiciones de dirección políticas en los partidos, como Secretario General y Presidente, secretario de Organización entre otros, a ver si los hombres los permiten.

Mi criterio personal es que no debe haber una cuota para la mujer, sino que su preparación y el trabajo permitan a ellas lograr cada día más posiciones que podría ser por encima del 50 por ciento. Los porcentajes por ley traen como consecuencia que en muchos casos las que llegan son las menos preparadas.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas