Opinión

Para atraer 10 millones de turistas a RD (I)

Una de las estrategias del gobierno del Presidente Danilo Medina Sánchez para contribuir al desarrollo de la República Dominicana es lograr que al país lleguen 10 millones de visitantes en el año. Es una cifra que puede aparentar exagerada para una nación pequeña como la nuestra, pero si nos dedicamos a hacerlo (y está en el interés de muchas naciones del primer mundo que seamos una economía de servicio), podemos lograrlo; en parte, con el respeto a los espacios que jurídicamente están protegidos y que requieren de comportamientos particulares de los millones de habitantes que circulan en esta geografía con gran potencial de visitación.

Este planteamiento del alto mandatario dominicano al igual que las declaraciones del presidente de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), señor Joel Santos, quien en una charla sobre turismo sostenible en Samaná aseguró que alrededor del 30% del Producto Interno Bruto (PIB) del país lo podría aportar el sector turístico en diez años, si se invierte en infraestructuras y se transforma la oferta turística para ofrecer hoteles y otros destinos de calidad, denotan el interés de diversos sectores de la sociedad de mejorar esta área vital para la economía dominicana.

Un ejemplo de este interés común de impulsar el sector turístico, lo constituye el hecho de que el Instituto de Aviación Civil (IDAC) firmó recientemente un memorándum de entendimiento con la Sociedad Norteamericana de Planes de Vuelos (FltPlan), para que de los alrededor de 40,000 vuelos privados de ejecutivos y excursionistas que parten hacia América Latina y el Caribe por año, un porcentaje considerable puedan ser captados y tengan a la República Dominicana como destino. Lo que manifiesta una estrategia gubernamental para alcanzar la meta propuesta por el Presidente Medina.

Pero para lograr estos objetivos se debe prestar atención al conjunto de infraestructuras de la nación y a las normativas jurídicas que garanticen que República Dominicana pueda recibir y convivir cada mes con más de 800,000 visitantes promedio de manera permanente, los cuales podrían aumentar considerablemente en temporada alta, , ya que ese volumen de visitantes no se puede recluir en 550 kilómetros aproximados de playas del litoral costero ni en dos o tres de las principales ciudades, sino en múltiples espacios acogedores y monumentales de nuestras áreas naturales protegidas; como ya se viene haciendo en el Limón (Samaná), Saltadero (Cabrera), Damajagua y la Loma Isabel de Torres (Puerto Plata), Los tres Ojos (Santo Domingo), para solo mencionar algunos de los centenares de destinos protegidos, y otros atractivos con los que cuenta la media isla.

También es una necesidad que en nuestra geografía se habiliten espacios físicos adecuados y estrategias educativas y de comunicación para entrenar en todas las provincias a la población, las autoridades y representantes de sectores vinculados al turismo, para crear las condiciones que garanticen la estadía y el disfrute de los turistas y viajeros, con lo que lograríamos que quieran volver a la nación y evitaríamos una promoción negativa entre sus relacionados; la gastronomía, la producción de alimentos, los ríos, montañas, belleza escénicas, las manifestaciones culturales son indicadores favorables a la visitación, mejorar el sistema del transporte haciendo posible que los sindicatos, las compañías de taxis choferes independientes puedan entender que si brindan un buen servicio tendrán un cliente asegurado y sus ingresos aumentarán.

En turismo, en términos generales, el país viene marchando bien, pero debe incrementar más su nivel por la competitividad de la zona caribeña.

Muchas islas del Caribe reciben millones de turistas en el año, poner un ejemplo: Cozumel recibió 3,4 millones de visitantes en 2013, siendo una isla de 600 kilómetros cuadrados aproximados; más pequeña que la provincia La Romana, localizada en el litoral maya; tiene 4 áreas protegidas con más de 19,846 hectáreas y más de 46,772 hectáreas de sitios Ramsar para cientos de km cuadrados.

¿Por qué la República Dominicana no podría recibir 10 millones de viajeros en un territorio ochenta veces más grande que la también isla caribeña de Cozumel? ¿Qué hacer con más de 500 kilómetros de playas, con más de 150 áreas protegidas nacionales, municipales, privadas y con centenares de sitios con gran potencial de visitación dentro de nuestros 48 mil kilómetros cuadrados terrestres?

últimas Noticias

Noticias Relacionadas