Opinión

La pelea es peleando

El autor de esta columna, que desde los 24 años de edad ha estado en actividad permanente en la vida política de este país, se ha expresado, en ese terreno, en auténtico y absoluto lenguaje español, con las caracteristicas de como hablamos los dominicanos: lo primero que hemos afirmado es que “en política se hace lo que conviene”; segundo, “La pelea es peleando” y tercero “No se puede decir todo lo que se piensa”.

Pero ahora en los momentos que vivimos en el orden político, particularmente cuando la nación está dirigida por un gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, con apoyo de la mayoría del pueblo, la obligación de los peledeistas, mujeres y hombres, es tener como consigna el título de esta columna, muy particularmente a las compañeras y compañeros jóvenes que aspiran a relevarnos, a los dirigentes de avanzada edad, entre los cuales, en primera fila, está el autor de esta columna.

Quien escribe, en términos populares es un “dinosaurio” que está dispuesto y creemos que es realidad necesaria, a ser relevado en las posiciones del partido y gubernamental, cuando mis compañeras y compañeros y el presidente de la república, así lo decidan. Pero queremos recordar a los que leen lo que escribimos, que nunca hemos tenido temor para enfrentar la realidad que nos rodea en esta sociedad compleja que ha sido descrita pedagógica e inteligentemente por Juan Bosch, el gran maestro político dominicano y de América en su obra “Composición Social Dominicana”. Y queremos ratificar que ha llegado la hora del relevo para algunos de los dirigentes de más alto nivel del PLD, pero para relevarnos, tienen que ser compañeras y compañeros con experiencia de militantes políticos, conocedores de que esta profesión es un arte pero también es una ciencia.

Que se debe nacer con la vocación de ser políticos, aprender ejerciéndola y ampliando esa experiencia real, coherente, valiente, estudiando; razones fundamentales por las cuales Juan Bosch concibió e ideó los Círculos de Estudios, que como base fundamental en su construcción, multiplicaron el PLD.

El autor de esta columna en esos largos años de militancia política, ha sido objeto y más que objeto víctima, de calumnias, difamaciones, perversidades, mentiras y otras más en las cuales los resentimientos y la envidia han sido determinantes.

La composición social dominicana auspicia la aparición y la multiplicidad de “bacinillas, inodoros y letrinas parlantes” entre los cuales existe una minoría que también sabe escribir, son ellos y algunas veces ellas, las que acosan al gobierno del PLD, al presidente que lo encabeza, Danilo Medina Sánchez, al presidente del Partido, Leonel Fernández Reyna, a los que integramos el Comité Central, el Comité Político, y a los que ejercen y desempeñan funciones en los tres Poderes del Estado.

¡Vamos a la pelea! y aunque no usemos el lenguaje que usan las “veletas sin rumbo y la caballería de viralatas, presumidos y agresivos”, defendamos a nuestro partido, a su gobierno, al presidente de la república, al presidente del partido y a los funcionarios, que la mayoría absoluta no somos corruptos ni le robamos al pueblo.

Esa actitud militante, permanente, es lo que nos conviene para preservar las conquistas que los gobiernos del PLD le han brindado al pueblo dominicano. No somos los mejores del mundo, pero el pueblo dominicano reconoce y siente que la base material en la que habita como ciudadano, en todos los aspectos, ha sido modernizada y actualizada, y que esa conducta es el resultado de las enseñanzas que dejó Juan Bosch ¡Presidente moral eterno de la República Dominicana!

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas