Opinión

¡Una narración histórica y una reflexión política!

Se cumplieron 45 años, este pasado domingo 18 de noviembre, de la salida del profesor Bosch del PRD, acompañado de un pequeño núcleo de dirigentes, entre los que me encontraba.

La decisión fue adoptada en mi hogar, el sábado 17. Bosch sirvió la información con exclusividad al Listín Diario, cuyo director don Rafael Herrera, envió al periodista Pedro Caro.

En horas de la mañana de ese domingo se procedió a definir el siguiente paso. Don Juan, haciéndose acompañar de su esposa Carmen Quidiello, quien en medio de grandes crisis se crecía, dijo que ella proponía el nombre de la nueva organización, para ser llamado Partido de la Liberacion Dominicana (PLD).

Los argumentos doctrinarios eran conocidos por todos los presentes, el país estaba situado entre los subdesarrollados o de capitalismo tardío, por lo que no podía hablarse de un partido socialista o comunista, puesto que se carecía de una clase proletaria.

Debía ser una organización de liberación nacional, que aglutinara sectores que le dieran la característica de un frente con diversidad clasista. Citó el ejemplo de Ho Chi Minh, en Vietnam, quien disolvió el partido comunista y creó un movimiento de liberación nacional.

Justamente, en ese momento el país tenía un PIB de 3 mil 344 millones de dólares. Para que se aprecie, cuando el PLD llegó al poder, Leonel lo recibió del Dr. Balaguer en 18 mil millones; lo entregó en 22 mil millones, pero Hipolito lo bajo otra vez a 18 mil millones. En cambio, desde 2004 ha habido un crecimiento sostenido situándose en más de 70 mil millones de dólares.

Se debe destacar, volviendo al tema, que hubo dos factores muy importantes para la salida del PRD; el primero fue que Don Juan aseguraba, se lee en cartas escritas desde junio del 1965, en plena intervención militar norteamericana (publicadas en mi libro “El PLD y las Fuerzas Sociales”) que los norteamericanos ni el Pentágono permitirían gobiernos progresistas.

Algunas de esas cartas fueron dirigidas a mi amigo Sacha Volman, quien décadas después me las entregó; Bosch trató de convencerlo de ese comportamiento del Departamento de Estado y el establishment para mantener a raya toda organización que propiciara la democracia, por temor a una segunda Cuba. Sacha Volman aseguraba, en cambio, que los liberales de Washington como aliados, facilitarían el ascenso al poder de las organizaciones de centro izquierda.

Volman influía cotidianamente en Peña Gomez y llegó a convencerlo de buscar ese acercamiento con los liberales de Washington; posteriormente, Peña Gómez hacía alarde de esa búsqueda de acercamiento y Bosch y Peña fueron tomando caminos contrapuesto.

Intervine con el consentimiento de Don Juan para atraer a Peña Gómez, pero su entorno (empezando por Majluta) lo presionaba para que no se acercara.

Sin embargo, fue el derrocamiento y asesinato del Presidente Chileno Salvador Allende lo que determinó la renuncia del PRD.

Bosch confirmó asi la intolerancia norteamericana, se lo había advertido al mismo Salvador Allende. Lo ocurrido reafirmó su decisión de desestimar la alianza con los liberales de Washington y las posibilidades de unir fuerzas progresista para gobernar.

Los entornos de los líderes son generalmente malos consejeros, en ellos predominan intereses individuales y emotividad; generalmente no ayudan. Esta narración y reflexión espero sean oportunas y sirvan de referente en este momento.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas