Hablan los hechos

La geopolítica en la era de la globalización

La llegada del siglo XXI, a partir del 2001, a escala planetaria reaparece el criterio de las tensiones geopolíticas y geoestratégicas en los conflictos internacionales y no los ideológicos, lo que puso de manifiesto que comenzaba un nuevo interés por la geopolítica bajo la influencia del fenómeno de la globalización. Como se sabe, la disciplina geopolítica post II Guerra Mundial fue confinada en los recuerdo de la historia, sin embargo, esta ha vuelto a regresar con más empuje que nunca desde el derrumbamiento del Muro de Berlín y el fin de la guerra fría.

En la realidad el término geopolítica se puede interpretar como la existencia de las relaciones que se producen entre poder y espacio, es decir, la influencia que un país es capaz de ejercer en un determinado lugar.

La importancia por la geopolítica data de finales del siglo XIX, 1899, preponderado por su propulsor Johan Rudolf Kjellén, politólogo y geógrafo sueco, quien acuñó el término con la finalidad de analizar la causalidad espacial de los sucesos políticos y de los próximos o futuros efectos de los mismos. En la realidad el término geopolítica se puede interpretar como la existencia de las relaciones que se producen entre poder y espacio, es decir, la influencia que un país es capaz de ejercer en un determinado lugar.

Bajo ese enfoque, se entiende que la geopolítica refleja la dinámica de una determinada región y que procura como objetivo determinar como se puede tutelar la situación política, analizar los fenómenos políticos, tanto nacional como internacionales. En virtud de que el poder político, en los hechos, está íntimamente vinculado al espacio físico, que determina el alcance de sus facultades, entonces, la geopolítica permite entender que los acontecimientos políticos y sus consecuencias mantienen un relación estrecha con el espacio en el cual se producen.

En virtud de que el poder político, en los hechos, está íntimamente vinculado al espacio físico, que determina el alcance de sus facultades, entonces, la geopolítica permite entender que los acontecimientos políticos y sus consecuencias mantienen un relacion estrecha con el espacio en el cual se producen.

Es importante resaltar que, más allá del ámbito estatal, la geopolítica también tiene relevancia para las empresas multinacionales por su incidencia relevante en el comercio mundial. En la actual era de la globalización, las multinacionales establecen estrategias territoriales teniendo en cuenta la situación política y sus efectos sobre los mercados, lo que ha permitido el desarrollo de lo que se denomina geoeconomía, es decir, los aspectos espaciales y económicos de los recursos naturales o aquellos bienes materiales que proporciona la naturaleza y las economías de los países.

Dado que la geoeconomía tiene que preocuparse por el análisis de la producción y distribución dentro de regiones geográficas, esta tiene una marcada diferencia de la tradicional geopolítica. En efecto, desde la perspectiva económica tal diferencia se establece en cuanto a su objeto, a diferencia de la geopolítica, focalizada en la incidencia de los factores geográficos en la política y en la acción militar y la geoeconomía se focaliza en las implicaciones de las actividades económicas.

En la actual era de la globalización, las multinacionales establecen estrategias territoriales teniendo en cuenta la situación política y sus efectos sobre los mercados, lo que ha permitido el desarrollo de lo que se denomina geoeconomía, es decir, los aspectos espaciales y económicos de los recursos naturales o aquellos bienes materiales que proporciona la naturaleza y las economías de los países.

En la actualidad, los avances de la globalización han permitido que en el contexto de la geopolítica se admita la existencia de lo que se ha denominado como el “nuevo orden geoeconómico”, donde la seguridad nacional requiere no sólo de las tradicionales fuerzas armadas, sino de un constante aumento de la productividad, de la innovación tecnológica, de la sustentabilidad del desarrollo, de reformas económicas dinámicas que permitan adaptarse a escenarios que cambian a una velocidad impensable. Se trata de que el mundo globalizado requiera de la integración a los mercados tanto regionales como internacionales y de la protección de las fuentes de ingresos de cada pais.

La geopolítica en la era de la globalización hay que interpretarla mejor en el contexto de la geoeconomía, dado que al describir la mezcla de la lógica del conflicto con los métodos del comercio, el nuevo campo de batalla pasa a ser económico más que militar, las sanciones reemplazan los ataques armados y la competición entre los regímenes comerciales reemplaza a las alianzas militares. Pero resulta que el marco de la competición está definida por la gramática del comercio, no por la lógica de la guerra, lo cual está explicado por que la cuestión territorial, central en la geopolítica, se encuentra en un proceso de constantes cambios que han permitido construir lo que se ha concebido como las áreas de interés economicas determinada fundamentalmente por la inversión extranjera directa.

La geopolítica en la era de la globalización hay que interpretarla mejor en el contexto de la geoeconomía, dado que al describir la mezcla de la lógica del conflicto con los métodos del comercio, el nuevo campo de batalla pasa a ser económico más que militar, las sanciones reemplazan los ataques armados y la competición entre los regímenes comerciales reemplaza a las alianzas militares.

En la actualidad, las consideraciones geoeconómicas reconocen dos grandes variables, una primera centrada en la autoridad del Estado, promovida desde Asia, por China, Singapur y Japón, en tanto la otra, aún en etapa embrionaria, que es más propia de los EE.UU y algunos países de la Unión Europea donde el componente del sector privado y las corporaciones es significativo, en el ámbito de la inversiones corporativas o multinacionales. Esa reflexión es análoga a la afirmación de que EE.UU aún continúa sustentando su gran estrategia en base a conceptos geopolíticos mientras tanto, China, y en menor medida, Gran Bretaña y Francia marchan hacia el uso de los instrumentos propios de la geoeconomía, lo que explica la invocación de la guerra comercial.

En el actual mundo geoeconómico el proceso datos, información y conocimiento está marcando la diferencia entre el éxito y el fracaso de muchas negociaciones, en el cual múltiples gobiernos no están preparado para entender el significado estratégico de los acuerdos económicos que requieren las actuales circunstancias. Lo que está ocurriendo a escala planetaria le mueve el tablero a poderosos intereses y despierta neuralgia política sobre soberanía nacional, razón por la cual una cantidad significativa de gobernantes son incapaces de dar respuestas oportunas a conflictos geopolíticos regionales, por tanto, actúan con desafectos diplomáticos, en el lenguaje de guerra y de paz, y por esa razón es que China ha sido la gran ganadora de la economía global.

Lo que está ocurriendo a escala planetaria le mueve el tablero a poderosos intereses y despierta neuralgia política sobre soberanía nacional, razón por la cual una cantidad significativa de gobernantes son incapaces de dar respuestas oportunas a conflictos geopolíticos regionales, por tanto, actúan con desafectos diplomáticos, en el lenguaje de guerra y de paz, y por esa razón es que China ha sido la gran ganadora de la economía global.

El mundo está asistiendo a una reorganización y a una nueva geometría del desarrollo y la desigualdad territorial y social en toda la extensión planetaria, una reconfiguración del desarrollo desigual del capital y una diferenciación espacial de las resistencias. Por tales razones, el problema predominante es una combinación de la geopolítica con la geoeconomía donde prevalece la flexibilidad, competitividad, apertura, inversión, tasas de interés como elementos clave de las actuales transformaciones ya que el orden internacional se reordena, por lo que la tendencia es hacia la modificación económica altamente deslocalizada a partir de áreas y regiones económicas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas