Opinión

Por la verdad histórica III

El período de tranquilidad para el pueblo dominicano después de la Batalla de Santiago, el 30 de marzo de 1844, la cual hemos calificado como la persecución de un ejército en retirada, atemorizado, que se extendió en todo el cuerpo que lo componía y que costó cientos de víctimas, tal vez más de mil muertos, y gran pérdida de armas y municiones, se extendió hasta 1855 cuando los gobernantes que se habían impuesto en el vecino país lo habían convertido de nuevo en una monarquía.

Esa monarquía era encabezada por el emperador Soulouque, singular personaje que profundizaría la miseria y la desgracia del pueblo haitiano, que tenía para ese entonces todavía, más de 600 mil habitantes que era cinco veces más la población que habitaba en territorio dominicano.

Ese propósito de Soulouque y de los militares de su imperio de más alto nivel, que se había convertido en una nobleza históricamente ridícula, encontró su oposición frontal, firme, decidida de los dominicanos, en la batalla de Santomé el 22 de diciembre 1855. El Ejército dominicano bajo la jefatura de José María Cabral, que fue una de las figuras más distinguidas y respetadas como guerrero en la historia de la naciente República, escenificó en la Sabana de Santomé, hoy dentro de los límites geográficos de la provincia de San Juan de la Maguana, un combate extraordinario, de apenas tres mil 500 soldados nuestros, frente al llamado ejército haitiano del sur, comandado por el general Antoine Pierre, ennoblecido con el título de “Conde Tiburón”.

Se extendió hasta la caída de la tarde de ese día, cuando en su retirada, José María Cabral, seguido y acompañado de los oficiales de su Estado Mayor, penetró en las filas de los soldados enemigos y en combate singular, hirió y dió muerte al jefe militar invasor cercenándole la cabeza. Hecho tal vez único en la historia de América, en la que el general en jefe de un ejército, en el campo de batalla, le da muerte al jefe del ejército invasor, con sus propias manos.

En la batalla de Santomé” el general Cabral ordenó después del mediodía, que el Escuadrón de Caballería de Baní, aproximadamente 250 hombres, que se trasladaban desde la frontera hacia su lugar de origen, fuera desviado hacia el campo de batalla y en esas sorpresas de la historia, venía como ayudante del abanderado del batallón un joven de apenas 20 años de edad, que se llamaba Máximo Gómez, quien sería años después el gran jefe militar de la independencia de Cuba, que era entonces la colonia más rica de la monarquía española.

Fue Máximo Gómez, acompañado de Luis, Francisco y Félix Marcano, Antonio Gil y Modesto Díaz, quienes en la guerra que se inició en el hermano pueblo antillano a partir de 1868, enseñaron a los cubanos a utilizar como arma de guerra para el combate el machete que se habían utilizado por primera vez en la historia de América en 1808, en la batalla de “Palo Hincado”, cuando los dominicanos-españoles comandados por Juan Sánchez Ramírez, derrotaron las tropas francesas ocasionando la muerte a más de 600 soldados que habían servido bajo las órdenes del general Ferrand al emperador de Francia Napoleón Bonaparte.

La cuarta batalla de las tres más importantes que consolidaron para siempre la independencia de nuestro pueblo, frente a los vecinos de la parte occidental de la isla, que fue desde sus inicios una monarquía, república, imperio, y monarquía dos veces después, fue la batalla de “Sabana Larga” que cerró definitivamente esos capítulos que demostraron a lo que hoy es un conglomerado humano nada más, que la nación dominicana es un “Pueblo legendario, veterano de la historia y David del Caribe”. ….. Continuaremos.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas