Opinión

Congreso internacional derecho médico

Los días 10 y 11 de mayo de 2019 quedarán registrados en el calendario de la historia médica dominicana con el sello del primer Congreso internacional de derecho médico celebrado en la capital del país.

Gracias al esfuerzo mancomunado del Colegio Médico Dominicano y la directiva del Plan de Asistencia Jurídica (PLAMEJUR), intelectuales de Francia, Perú, Costa Rica, Uruguay, Colombia, Ecuador, Brasil y República Dominicana vertieron parte de su sapiencia en esta fiesta de la ciencia médica y del derecho.

Del arsenal acumulado como patólogo forense recogimos unas muestras para participar con el tema “Importancia del diagnóstico médico legal en los juicios por mala práctica médica”.
Pretendemos demostrar la relevancia de una base diagnóstica correcta en el manejo y tratamiento de cada paciente.

Hablamos sobre las especialidades médicas más propensas a verse envueltas en litigios judiciales.

En países altamente desarrollados como los europeos y los Estados Unidos se destacan los neuro cirujanos, ortopedas, oftalmólogos, gineco-obstetras y cirujanos plásticos y generales como los profesionales más demandados.

Identificamos una serie de causas detonantes para acusaciones de mala práctica médica, entre las que citamos: los errores en el diagnóstico de la dolencia, daño físico y funcional a consecuencia del tratamiento, suministro equivocado de radioterapia o quimioterapia, cuerpos extraños dejados en cavidades corporales durante una operación, complicaciones anestésicas y reacciones medicamentosas adversas, entre otras.

También resaltamos las imprudencias de ciertos colegas al hacer comentarios peyorativos de sus compañeros de profesión en frente de los pacientes.

Como profilaxis tendente a reducir las probabilidades de verse envuelto en quejas a dirimir en las salas de los tribunales recomendamos las siguientes medidas: mantener una línea de comunicación sincera, franca, amplia y clara con paciente y familiares, jamás esconder la verdad o sustituirla por falsedad, amén de ser franco sin caer en la ingenuidad.

Resaltamos la enorme importancia del expediente clínico con detallada cronología de las observaciones clínicas y de las indicaciones médicas, estas últimas siempre ajustadas a los protocolos y guías de manejo aprobadas.

A manera de colofón para concluir la exposición, tomamos prestada esta cita del ilustre pensador británico Bertrand Russell: “La vida del hombre es una larga marcha a través de la noche, rodeado de enemigos invisibles, torturado por el cansancio y el dolor, hacia un objetivo que pocos pueden alcanzar, y donde nadie puede demorarse demasiado…Muy breve es el momento en que podemos ayudarlo, en que se decide su felicidad o su miseria.

Resolvemos arrojar luz del sol en su camino, iluminar sus penas con el bálsamo de la simpatía, darle la alegría pura de un cariño incansable, fortalecer su coraje desfallecido, infundir fe en los momentos de desesperanza.

Y así, cuando acabe el día, cuando su bien y su mal se hayan vuelto eternos por la inmortalidad del pasado, haremos nuestro el sentimiento de que, cuando sufrieron, cuando fracasaron, ningún acto nuestro fue causa de ello; pero cuando quiera que una chispa del fuego divino prendió en sus corazones, estábamos prestos a animarlo, con simpatía, con valientes palabras en las que brillaba el coraje”.

Tener siempre presente, y jamás olvidar, ni siquiera por un segundo, aquel legendario adagio médico latino: Primum non nocere (lo primero es no hacer daño).

Postdata: las gracias al colega Severo Mercedes y a su equipo organizador por facilitarnos su selecta audiencia a fin de provocar en ellos reflexiones y comentarios acerca del quehacer médico-legal dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas