Opinión

6 de octubre, prueba de fuego para el PLD

Como consecuencia directa de las nuevas leyes de Partido y del Régimen Electoral (las 33-18 y 15-19), el próximo 6 de octubre, el PLD, por primera vez en su historia, realizará primarias abiertas para seleccionar sus candidatos para las elecciones municipales, congresuales y presidenciales del 2020.
Previamente, su Comité Político se reservó un 20 % de cargos municipales y congresuales para colocarlos en la “mesa de las negociaciones” para las alianzas políticas que le coadyuvarán a la obtención del triunfo electoral en la primera vuelta.
Existe la percepción que estas primarias abiertas se convertirán en una verdadera prueba de fuego para el PLD, por las formas ácidas en que se debatieron las diferencias de criterios en torno a la aprobación de la Ley de Partido y el intento de reformar la Constitución para permitir la segunda reelección del Presidente Medina,
Si los peledeistas efectúan sus primarias respetando las reglas del juego y con transparencia total en los tres niveles, entonces primará la necesaria reconciliación entre los contendientes, gracias a lo cual el PLD pasará con notas sobresalientes la aludida prueba de fuego, consolidará su unidad y garantizará la séptima victoria electoral consecutiva para beneplácitos de todos.

Si por el contrario, un sector recurre a la retaliación política contra el sector que le adversó en las disputas sobre el proyecto de la reelección e insisten en el absurdo político de “formar un frente para impedir la candidatura de Leonel”, entonces se crearán las condiciones que favorecerán los propósitos de la oposición y luego los peledeistas se sentarán a “llorar frente al muro de las lamentaciones”.

Hasta ahora, existe la percepción de que la campaña que realizan algunos de los precandidatos autodefinidos como “delfines del danilismo” está enfocada, principalmente, en denotar la candidatura de Leonel, cuestionando sus legítimos derechos y proyectando más resentimientos personales y malquerencias políticas que propuestas programáticas para conquistar adhesiones.

Si los equipos de campaña de los 7 precandidatos del danilismo persisten en esa errática campaña, que sólo conduciría a la división del PLD y a una vergonzante derrota electoral, entonces deben prepararse a “cosechar mañana lo que están sembrando hoy”.

“No odies a tu enemigo, porque afectará tu razón” es nuestra sana exhortación a quienes están promoviendo cizañas y queriendo construir, en forma desesperada, un muro político con supuesta “sangre nueva” contra el Presidente del PLD quien, de acuerdo a todas las encuestas, les aventaja con amplios porcentajes.

Las campañas “anti o en contra de…” nunca han generado ganancias. Lo correcto y políticamente prudente es que cada quien promueva su candidatura con actitudes propositivas, presentando sus principales cualidades, sus ideas y proyectos a través de los cuales pretende resolver los problemas y necesidades que todavía afectan a una amplia franja social de nuestro país.

Si así lo hicieren, este 6 de octubre, el PLD pasará con éxito la prueba de fuego de sus primarias abiertas, se impondrá la razón, la reconciliación y prevalecerá la unidad del Partido para “ganar, ganar”, y cosechar el triunfo en el 2020 para conservar la paz política, el crecimiento y estabilidad macroeconómica que nos permita seguir construyendo una sociedad más democrática, más justa, progresista y moderna como se la merece el pueblo dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas