Opinión

Primarias pacíficas, transparentes y respeto a la voluntad popular

Las leyes de Partidos y del Régimen Electoral (33-18 y 15-19) y sus respectivos reglamentos contienen los principales fundamentos para realizar, por primera vez en la historia política de la R. Dominicana, primarias abiertas y cerradas, simultáneamente.

De los 26 partidos reconocidos, solo usarán las primarias los dos partidos mayoritarios: Las abiertas para el PLD y cerradas en el PRM.

Con la excepción del 20 % de las reservas de cargos electivos, permitido por la Ley No. 33-18, en dichas primarias se escogerán los candidatos que el PLD y el PRM postularán en las elecciones municipales, congresuales y presidenciales programadas para febrero y mayo del 2020.

Se han creado amplias expectativas en torno al desarrollo de esos procesos y de los resultados de esta primera experiencia.

El pueblo espera y necesita que los procesos de ambas primarias se realicen en orden y forma pacífica. Que sea una verdadera fiesta de la democracia que contribuya con la institucionalización y gobernabilidad democrática de nuestro país.

Que los dirigentes, los precandidatos y sus respectivos activistas, en tanto actores protagonistas del proceso, asuman un comportamiento cívico, responsable, decente, respetuoso y empoderados de patriotismo que nos permita exhibir con orgullo la madurez y progreso de las prácticas políticas en la R. Dominicana.

En ese propósito, la JCE, los principales líderes de los dos partidos y sus precandidatos deben aportar la máxima cuota de responsabilidad para garantizar que estas primarias resulten pacíficas, con resultados transparentes y con absoluto respeto a la voluntad popular que se expresará a través del escrutinio del voto automatizado.

En torno al proceso y resultados de las primarias del PLD es que más preocupaciones existen como consecuencia de las evidentes diferencias de criterios políticos (a veces muy ácidas y radicales) que ostentan sus dos principales líderes en lucha por el control del partido y del poder del Estado.

Por esa manifiesta y pública confrontación, mantener la unidad en la diversidad del PLD dependerá de la transparencia de los votos emitidos y el respeto (sin pataleos mediáticos) de la voluntad popular.

Por razones expuestas por el sector que lidera el ex presidente Leonel Fernández ya no hay condiciones ni posibilidades para “firmar el pacto de respeto a los resultados de las primarias” que propone el sector danilista.

Las inocultables diferencias entre esos dos sectores peledeistas podrían producir la división del Partido. Si los resultados no resultan creíbles y aceptados sin chistar por ambos sectores, a partir de lo cual el PLD se expondría a una derrota política que, en el 2020, lo sacaría del poder, tal como ha sucedido en repetidas ocasiones en la historia política de la R. Dominicana y varios países latinoamericanos.

Si por el contrario, la transparencia y el respeto a la voluntad popular se imponen en estas primarias, el PLD conservará la unidad en la diversidad, y el bloque que se formaría con los partidos aliados al PLD resultará imbatible y obtendría, en los comicios del 2020, su séptima victoria consecutiva, para beneficio del sistema de partidos, de la paz social y la gobernabilidad democrática, de lo cual estarán orgullosos tanto los dominicanos como los pueblos latinoamericanos.

¡Por el bienestar de todos, que las primarias de este 6 de octubre, resulten pacíficas, transparentes y con absoluto respeto a la voluntad popular!
29 de septiembre de 2019.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas