Editorial

Un merecido reconocimiento

Jamás dejaríamos pasar por alto el día para rendir honores a las mujeres dominicanas resaltando su vocación al trabajo, a la superación para alcanzar un mejor país.

El 8 de marzo de 1908, un suceso trágico marcó la historia del trabajo y la lucha de las mujeres en todo el mundo. Unas 130 mujeres aproximadamente murieron en un edificio de Estados Unidos durante un incendio y luego de que se declararan en huelga con permanencia en el lugar de trabajo.

Reclamaban reducción de la jornada laboral, un salario igual al de los hombres porque ejercían las mismas actividades y protestaban por las malas condiciones de trabajo que padecían.

El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del inmueble para que las mujeres desistieran de su idea, y abandonaran el lugar. Pero su intención fue más allá; no logró lo que quería y ocasionó la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fábrica.

Esa tragedia conmovió al mundo, generando grandes jornadas de lucha por las reivindicaciones de la mujer, por la equidad de oportunidades y en su desarrollo íntegro como persona.

La declaratoria de un día especial es motivo para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de las mujeres que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

El Partido de la Liberación Dominicana lo hizo con un acto celebrado en la víspera del indicado Día Internacional de la Mujer en el que se exhortó a las compañeras peledeístas a que no desmayen en sus aspiraciones de participar en las elecciones y no ceder a esquemas de presión, así como ejercer sin temor su derecho a participar en la actividad política como candidatas, tal como lo señala la Constitución de la República.

Desde la Organización de las Naciones Unidas se ha invitado a pensar en la igualdad para construir con inteligencia e innovar para el cambio, esta dinámica ha de ser la guía para las transformaciones requerida, meta en la que la mujer, como ha quedado históricamente demostrado, le ha correspondido jugar un papel de primer orden.

Noticias Relacionadas