Editorial

Donde quiera se cuecen habas

Atinadas y oportunas resultan las afirmaciones del Ministro de Turismo de Republica Dominicana, Francisco Javier García, quien es miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), destacando que el país es un destino seguro para los turistas e indicando que se cuenta con dispositivos especiales en los polos que han sido elogiados por instituciones que evalúan la seguridad.

De esta manera ofrece una respuesta al Departamento de Estado de los Estados Unidos quien recomienda a sus ciudadanos evitar viajar a Republica Dominicana debido a los serios riesgos para la seguridad.

Es un comentario certero defendiendo los esfuerzos de todos los sectores nacionales involucrados en la industria turística para ofrecer un alto nivel de calidad y seguridad que afiancen la credibilidad de la oferta al visitante extranjero, que ha colocado el país dentro de los liderazgos de la región.

Es oportuna la reacción porque hace recordar a nuestros críticos que “donde quiera se cuecen habas”, como con inteligencia, se expresa el refranero popular apuntando así que si nos pasa algo malo o vemos alguna injusticia, no pensemos que sólo nos pasa a nosotros, sino que en cualquier lugar puede suceder lo mismo.

Fresco se tiene aun en Estados Unidos matanzas en centros de diversiones, en medio de conciertos de populares artistas con una alta presencia de turistas, pero actos similares de terror sucedieron recientemente en París, Francia; en Barcelona, España, ante los cuales la Republica Dominica ha extendido la mano solidaria, al igual que en los casos de catástrofes por fenómenos naturales con nuestros vecinos del Caribe.

Respetamos, como exigimos que se nos respete, el derecho de cada nación a trazar reglas y criterios a sus ciudadanos, pero en casos como el que tratamos en esta nota, se actuaría con prudencia si se procediera a indagar antes de alertar.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas