Editorial

Por una mejor participación en el comercio internacional

El discurso pronunciado por el Presidente Danilo Medina el jueves 12 de abril en la III Cumbre Empresarial de las Américas, en Lima, Perú, aunque con una reducida divulgación mediática, de seguro ha impactado en los sectores productivos nacionales, despertando inquietudes de cómo lograr superar los desafíos que describiera.

En un primer enfoque el jefe del Estado de República Dominicana hizo un llamado a los líderes de los sectores público y privado a unir esfuerzos para que la región recupere su preponderancia comercial a nivel mundial.

Prioriza la región privilegiando la consolidación de bloques entre diferentes países para que tengan un mayor peso de negociación como conjunto y así luchar por un comercio justo, equitativo y transparente.

Para sensibilizarnos hizo la revelación en torno a que América Latina ha perdido en 70 años más de la mitad de su participación en el comercio mundial, de 12 % a un 5,8 %, lo que pudiera explicar los índices de pobreza y marginalidad en el continente.

En el lado opuesto el Presidente Danilo Medina puso de ejemplo que China, Japón, Corea del Sur y Malasia, que antes tenían una participación menor, hoy poseen el 28% en el comercio global.

Cual ha sido la diferencia en el impulso del comercio y las exportaciones orientales con el descenso de esos renglones en Latinoamérica, el propio presidente Danilo Medina lo describió al plantear que las Américas deben acordar un marco de reglas unificadas que permitan negociar con los demás bloques comerciales los pilares fundamentales para un comercio internacional justo.

Considera que se debe continuar abriendo las economías de esta región al comercio global, mercadear mejor a la región como destino atractivo para la inversión extranjera, adopción y mantenimiento de políticas macroeconómicas responsables y sostenibles que garanticen la estabilidad y crecimiento, fortalecer las plataformas fiscales, entre otros aspectos.

En un segundo enfoque el Presidente Danilo Medina dijo que en República Dominicana se tiene claro que no se cuenta con tiempo para perder por lo que se promueve la diversificación de las exportaciones agrícolas, se ha conquistado importantes lugares como suplidores mundiales de equipos médicos y zapatos de piel para empresas y consumidores norteamericanos, contando con más de 650 empresas en los diferentes parques de Zonas Francas y una meta definida con objetivos claros de llegar a 10 millones de turistas antes del 2023.

Lo expuesto por el presidente Danilo Medina en esa cumbre empresarial en lo que al país respecta, debe ser asumido por el empresariado criollo o extranjero, para que en renglones productivos pendientes se pase de la palabra a los hechos y nos tracemos la ruta de alcanzar una mejor participación de nuestro país en el comercio internacional. La suerte está echada. No hay vuelta atrás.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas