Editorial

Afrontemos retos y desafíos con nuevos bríos

Agotando la semana laboral posterior a la pausa de la Semana Santa, como ha sido la costumbre, se nota en la población que recobra nuevos bríos, creciendo una especie sentimiento de que las cosas hay que afrontarlas con mayor ímpetu.

En las conversaciones de oficinas, industrias, comercio, escuelas y universidades es resaltable el renovado impulso generado por el descanso de cuatro intensos días, un tanto apartado de la rutina.

El trabajo orientador y preventivo de las autoridades, las recomendaciones de medios informativos, las iglesias y el liderazgo político y social a favor de la prudencia y ecuanimidad, ha cumplido su cometido, manifiesto en el comportamiento que ha ido variando, aunque se registren imprudencias y hechos lamentables.

Aunque con reflexiones impurificadas con un lenguaje político opositor, la iglesia católica local sea utocrítica porque en muchos casos no ha sido la voz de los sin voz y se ha preferido transitar por el camino fácil de guardar silencio; aunque hace señalamientos que deben ponderarse.

En este debate, que de seguro cobrará fuerza, necesariamente se tiene que tomar en cuenta el comportamiento misericordioso, servicial, lleno de amor de Jesús, guía de la iglesia, como desde El Vaticano, lo ha hecho el papa Francisco.

Iniciando el Triduo Pascual, su santidad animó a los sacerdotes a donarse con generosidad en su ministerio y a ser siempre cercanos a la gente.

República Dominicana vivió cuatro días con un gran desplazamiento por calles y carreteras, con las habitaciones hoteleras ocupadas, con exitosas presentaciones artísticas, con llamativas actividades deportivas y una significativa concentración de feligreses en las parroquias e iglesias, pero ahora el deber nos llama para que se cumplan los roles asignados a cada quien.

Los nuevos impulsos reclamados a los trabajadores, servidores públicos, estudiantes y ciudadanos en general, luego del descanso, tienen que llegar también a las filas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) con una amplia agenda que desarrollar en un año preelectoral, que tiene en su cuaderno la celebración de unas elecciones primarias novedosas y rigurosamente reglamentadas.

Son retos y desafíos exigentes a los que debemos responder bajo la mística del boschismo que se sustentó en la unidad, el respeto las leyes nacionales y a las normas internas, rechazando siempre el autoritarismo, el clientelismo y el populismo.

Noticias Relacionadas