Editorial

Despejando el horizonte

Ha sido notorio el efectivo impacto del discurso del Presidente Danilo Medina la noche del lunes 22 de julio, una fecha que ya la historia ha registrado.

El alto nivel de audiencia de la alocución y las reacciones generadas superan las expectativas creadas en razón del poco tiempo entre el anuncio de la disertación y la comparecencia del Jefe del Estado ante la nación desde el Palacio Nacional, usando los medios de comunicación.

Sus palabras despejaron en gran medida el panorama nacional cargado de preocupaciones por el debate generado por la decisión que adoptaría el mandatario y por las perspectivas de modificación a la ley sustantiva, que fundamenta el Estado y sus instituciones.

La sociedad esperaba que el ciudadano Presidente de la República hablara y finalmente habló, despejando dudas y fortaleciendo la confianza ciudadana, que apuntala un reforzamiento de nuestra democracia.

Al jefe del Estado referirse a normas y principios que trascienden la labor de un hombre o de un gobierno y que es una responsabilidad preservarlos, confirma su apego a los valores que caracterizan el ejercicio democrático.

Tranquiliza y despeja dudas el irrestricto apoyo del mandatario al proceso electoral en marcha del que ha destacado las novedades y los desafíos que presenta al país.

Al llamar, en su calidad de Presidente de la República, al liderazgo político que participará en el proceso electoral venidero a actuar con responsabilidad y transparencia; está invitando a avanzar en la consolidación de las instituciones.

Y al abogar para que los resultados electorales sean un fiel reflejo de la voluntad democrática del pueblo dominicano se ve claro su apego a las leyes y principios.

Gran valor alcanza la exhortación del Presidente Danilo Medina a los participantes en la competencia electoral para que desarrollen una campaña caracterizada por el civismo, la sana competencia, y especialmente para que fundamenten su discurso en propuestas.

El llamado a los líderes empresariales y sociales, al liderazgo del aparato productivo a mantener la confianza en el país, coloca ese tema más allá del ámbito político, presentando más que necesario continuar el dinamismo de nuestra economía y el clima de estabilidad, que tanto han contribuido al progreso de nuestro país.

Ha sido reconfortante el discurso del Presidente en razón de que ha despejado el horizonte.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas